Religiosos

En la madrugada del sábado 20 de enero de 1979, fue asesinado en ocasión de un retiro espiritual.

Junto con otros 28 jóvenes y, el padre Octavio y la hermana María José estaban en un curso de formación espiritual en la casa de retiros de la Arquidiócesis de El Salvador. En la madrugada del día 20 de enero fueron asaltados por la Guardia Nacional; dieron muerte a 4 jóvenes y al sacerdote.

La versión de las autoridades militares fue de que se trataba de guerrilleros. Entonces el Arzobispo Romero con voz pública salió a defenderlos, a través de un documento que, entre otras cosas, decía: "Esta nueva violación a los derechos humanos evidencia que las fuerzas de seguridad ejecutan acciones precipitadas, arbitrarias y de brutal violencia contra personas inocentes; las autoridades, en vez de reconocer sus arbitrariedades y destruir a los responsables, tratan de encubrirlos difundiendo comunicados oficiales en los que deforman sin escrúpulos la verdad de los hechos".

Fuente: CEBES

Compartir