Religiosos

Tal como el padre Rutilio Grande había declarado en una de sus homilías: "prácticamente es ilegal ser cristiano en este país", así sucedió que Jorge Alberto Gomez fue asesinado porque participaba en un curso de formación cristiana, en la casa de retiros de la Arquidiócesis de El Salvador.

En la madrugada de sábado 20 de enero de 1979.

Después de destruir la entrada del edificio, de matar a 4 jóvenes y a un sacerdote, las fuerzas de seguridad capturaron a la cocinera, dos señoras con sus hijos recién nacidos, a la hermana María José Forrier y alos 24 jóvens sobrevivientes, llevándoselos al cuartel de la Guardia Nacional. Después de varias horas de incomunicación total la Guardia Nacional llamó a los periodistas para que fotografiaran los cadáveres colocados de manera que simulaban ser producto de un tiroteo. Los periodistas fueron informados de que se trataba de "terroristas".

Mons. Romero publicó un importante documento, desenmascarando esta maniobra militar y defendiendo a los "mártires".

Fuente: CEBES

Compartir