Religiosos

David había despertado a una vivencia cristiana más auténtica y militante, por medio de los encuentros orientados pr el padre Octavio.

Fue a participar de un encuentro de formación en la casa de retiros de la Arquidiócesis.

En la madrugada del día sábado 20 de enero de 1979, los soldados entraron disparando y matando. El fue una de las primeras víctimas.

Más tarde, la misma tropa colocó armas en las manos de los cadáveres y mandó a fotografiarlos, dando así la versión de que se trataba de una célula guerrillera que había sido destruida por las fuerzas de seguridad.

Mons. Romero públicamente denunció esta mentira en un largo documento publicado a nivel internacional.

Fuente: CEBES

Compartir