Religiosos

Padre Macías, su testimonio de vida y muerte martirial

Su vida

El padre Alirio Napoleón Macías nació en San Vicente el 10 de noviembre de 1941. Sus padres fueron Luis Leonardo Macías y Zoila Rodríguez. Le sobrevivieron sus hermanos Luis Fernando, Juan Antonio y Guillermo. P. Alirio fue bautizado en la Catedral de San Vicente en 1942. Sus estudios de primaria los realizó en la escuela mixta Dr. Jacinto Castellanos y en la escuela Dr. Darío González, ambas en San Vicente.   

Su formación sacerdotal

Sus estudios sacerdotales los realizó en el seminario Menor Pío XII de San Vicente donde terminó su bachillerato; luego fue enviado al seminario mayor de la Arquidiócesis de Guadalajara, Jalisco, México, donde cursó tres años de Filosofía y finalmente realizó los cuatro años de Teología en el seminario central San José de la Montaña en San Salvador.

Alirio Napoleón Macías Rodríguez

Recibió la ordenación sacerdotal en San Vicente el 21 de marzo de 1965. Fue prefecto: de estudios del seminario menor Pío XII de la diócesis de San Vicente; vicario cooperador de catedral, vicario cooperador de Sensuntepeque, subdirector del Centro Catequístico Diocesano. Párroco de Verapaz y finalmente párroco de San Esteban Catarina, donde fue asesinado el 4 de agosto de 1979.

Circunstancias de su asesinato

Su cuerpo quedó extendido sobre el presbiterio, cuando tres hombres le ametrallaron en el templo parroquial de San Esteba Catarina, entre el altar y la sacristía el 4 de agosto de 1979. Como los otros sacerdotes asesinados, el delito del P. Alirio Napoleón Macías era el de haber optado decididamente por los pobres de su pueblo y el de haber dedicado lo mejor de su tarea pastoral al desarrollo de las comunidades de base.

Alirio Napoleón Macías Rodríguez

Ya había denuncias sobre los atropellos a la población de San Esteban Catarina. Era conocido que en menos de dos meses había habido por lo menos tres operativos militares en esa zona. En ellos habían sido capturadas varias personas que después aparecieron asesinadas, por ejemplo: Pedro Juan Valladares, Jeremías Joyel, Jorge Osorio, Timoteo Rivas, Víctor Manuel Arévalo, Santos Barrillas. Ahí la violencia había sido espantosa. Es en este contexto de violencia en que asesinaron al padre Macías, hombre flaco, débil nervioso, espiritual, pero santo.

Según testimonio de un compañero sacerdote, era un hombre de profunda espiritualidad ascética, con el don del canto para alabar al señor, catequizar a su pueblo y denunciar el pecado. Es increíble cómo la fuerza de Dios se manifiesta en los débiles. Alirio Napoleón Macías incapaz de hacer daño a nadie, pero dispuesto al servicio de todos. De aspecto enfermizo pero comunicador de salud de Dios, de salvación, de liberación. Enamorado de la palabra de Dios y actualizado en el acontecer diario. Todos los que lo conocimos sabemos que irradiaba santidad, sencillez, modestia y humildad. Hombre fiel y, por su fidelidad al Señor, tiene que ser profeta auténtico y su amor profundo al pueblo tiene que señalar la opresión y represión de malvado. Y así se vuelve solidario con el sufrimiento de sus fieles.

Hoy en nuestros días, Vivimos en situaciones de contradicción que es propio de la iglesia vivir en situación donde el odio, la persecución la incomprensión son el futo de la fidelidad Jesús. El Padre Macías nos enseña que no debemos ser ingenuos, debemos tomar conciencia que precisamente la coherencia con nuestra fe tarde o temprano nos llevara al enfrentamiento con el mundo, ser creyente en la sociedad de hoy y en el mundo de hoy no es fácil, es mucho más fácil negociar nuestra fe, cerrar nuestra boca, actuar de modo hipócrita con tal de no tener problemas con tal de complicarnos la vida, sin embargo el padre Alirio no es enseña a tomar la cruz y seguir a Jesús con la seguridad que no nos equivocamos la iglesia no debe tener miedo ante los actos de injusticia porque no es un factor más en la estructura del mundo, la iglesia es una realidad humana-espiritual.

El padre Macías amó a su pueblo como amigo padre y pastor, hasta dar la vida. “No hay amor más grande que el que da la vida por sus amigos".

Testimonio de Rina Rosario Aguilar:  
"Cuando recuerdo mi infancia y mi adolescencia, es imposible que este amigo no esté en mis pensamientos y en mi vida, su recuerdo, sus consejos y al igual que mi abuelita forman parte de lo que soy ahora, era, es y siempre será mi amigo, con el cual comprendí muchas cosas de la vida, para algunos representara parte de la guerra, para otros un héroe que lucho por las injusticias sociales. Estas páginas que comparto con ustedes son parte de un folleto de 10, que fue publicado clandestinamente después de la muerte del padre, después de más de 30 años guardando este folleto, lo estoy compartiendo con ustedes, aunque ya lo había prestado para algunos aniversarios nunca había mostrado el original. Un recuerdo muy grande es para mi y mi familia el amigo incondicional, por siempre en mi memoria Padre Alirio!!!"

Testimonio de Rina Rosario Aguilar, originaria de San Esteban Catarina. Fuente del texto original: Parroquia El Calvario San Vicente Folleto clandestino tomado de la página San Esteban Catarina: Su historia, sus personajes, sus paisajes 

  

Compartir