Internacionalista

Nacido en Nicaragua en una familia prominente, Cardenal fue uno de los diez hijos de Julio Cardenal e Indiana Caldera. Gabriel, uno de sus hermanos fue torturado y asesinado por la Guardia Nacional Somosista. Primos de su padre incluyeron Ernesto Cardenal y su hermano Fernando, ambos sacerdotes que se adhirieron a la teología de la liberación. Cardenal decidió seguir una carrera en el seminario jesuita. Después de ser enviado a El Salvador como un sacerdote, Cardenal se vio profundamente afectado por la violencia anti-jesuita de la que fue testigo, perpetrada por el gobierno salvadoreño. Debido a estos acontecimientos, se pasó a la clandestinidad como líder guerrillero de las FPL.

Reseña Bibliografía del Comandante Jesús Rojas “Antonio Cardenal”

Hoy miércoles 11 de abril se cumple 21 años de la muerte del comandante Jesús Rojas “Antonio Cardenal” y demás compañeros que ofrendaron sus vidas en la emboscada del cantón el Zapote en el departamento de Chalatenango.

Jesús Rojas (1950-1991): "Después de diez años de guerra, nos hemos ganado el derecho a regresar a la vida política sin que ellos nos maten" - Rueda de prensa el día antes de su asesinato por tropas del Ejército, El Mundo/AP, 04/12/91.

Honor y gloria a nuestros mártires. Por nuestros compañeros caídos juramos vencer!!!!

La muerte del Comandante Jesús Rojas, ocurrida el 11 de Abril de 1991 en circunstancias muy obscuras, durante el cese de hostilidades entre el FMLN y los títeres de turno, y mientras se desarrollaban las negociaciones en México, tuvo repercusiones inmediatas en el curso general de la guerra y en los acuerdos que la finalizaron. Las versiones sobre la emboscada que segó la vida de Antonio y 14 otros combatientes de las FPL varían, pero hay hechos básicos que les son comunes: Rojas y su comando fueron emboscados por fuerzas de élite del criminal ejército títere (Batallón Atlacatl), infiltrados a profundidad en la zona guerrillera bajo control de las FPL, después de una entrevista que Rojas concedió a periodistas nacionales e internacionales en Arcatao, Chalatenango, y en la cual anunció que “para nosotros, el cese de fuego no significa el desarme del FMLN” (El Mundo, abril 11, 1991, portada con el título “Jefe guerrillero no acepta ’zona temporal’”).

Compas del mando de la Subzona 1 de ChalatenangoDe acuerdo con el periódico “Polemicist”, publicado en inglés por la organización estudiantil “UTWatch” de la Universidad de Texas (Polemicist, Mayo 1991, página 11, volumen 2, No. 6), Radio YSU anunció la presencia de dos asesores militares yanquis con el Batallón Atlacatl antes del incidente. Al momento de su asesinato, las negociaciones entre el FMLN y la mafia Arenera se habían estancado sobre un punto clave: la disolución de las criminales FFAA salvadoreñas, y la función “permanente” del ejército como garante de la explotación de los pobres en El Salvador, asignada constitucionalmente. Posteriormente se reveló que las FFAA pensaron en la posibilidad real de un golpe de estado contra Cristiani, si se eliminaba su rol “permanente” como asesinos del pueblo.

Aunque el FMLN había amenazado con terminar las negociaciones si el ejército reanudaba las hostilidades, su dirigencia decidió no solamente continuar la negociación, a pesar de la muerte de uno de sus comandantes de alto rango, y miembro de la Comisión Político-Diplomática del FMLN, sino también accedió a la función constitucional “permanente” del ejército, y por ende, su no disolución.

Así, el asesinato del Comandante Rojas, y la inmediata resolución al impase político-diplomático después de su muerte, informan que la CIA y el ejército títere escogieron muy bien su objetivo, en base a cálculos estratégicos: había que eliminar uno de los últimos obstáculos a una solución negociada, que dejarían al FMLN armado.

Antonio Cardenal Caldera – Comandante Jesús Rojas - Chusón, vivirás para siempre en el corazón rebelde de nuestro sufrido pueblo, como uno de sus mejores hijos. (1950 - 1991)

Compartir