La Guerrilla

Manifiesto

Guarjila, Chalatenango, 2 de Julio de 2016.

Querida familia, amigas, amigos:

Ante la muerte de nuestro padre Luis Napoleón Barahona Zaldaña “Benito Vivar”, el pasado 9 de Mayo del presente año 2016 en California, Estados Unidos. Por este medio manifestamos nuestro deseo de sepultar sus cenizas aquí en la heroica comunidad de Guarjila, cuya población y autoridades nos honran con recibirlas y atesorarlas con cariño y respeto a través de este sencillo pero significativo acto, gesto que agradecemos con todo nuestro corazón. Agradeciendo igualmente a todas las personas que nos acompañan este día y quienes sabemos lo conocieron y apreciaron.

Hemos escogido compartir este momento tan importante para nosotros con las comunidades de Chalatenango, porque fue ahí donde nuestro padre entre la población humilde y sencilla convivió, trabajó, ensenó y aprendió; y puso en práctica los principios y valores humanos que marcaron su vida, como fueron la honestidad, la integridad, el espíritu de sacrificio, la solidaridad y la sensibilidad humana ante la injusticia social, el sufrimiento, la pobreza, la exclusión, la represión, la falta de libertad y el totalitarismo; valores que lo condujeron a incorporarse desde su juventud a la lucha del pueblo por lograr los cambios estructurales que permitieran a los y las salvadoreñas vivir con dignidad, paz y libertad, valores que lo llevaron a convertirse en uno de los fundadores de las Fuerzas Populares de Liberación -FPL- Farabundo Martí. Es debido a estos principios y valores que nosotros su esposa, hijo e hijas queremos sea el espíritu que rija y dé significado a este sencillo acto, en el cual nuestro padre pueda descansar entre los suyos.

Médico cirujano-anestesista de profesión, no vaciló en entregar sus conocimientos y su vida al servicio de los más humildes, con quienes compartió no solamente sus sueños, sino también sus luchas, las cuales abrazó como propia, convirtiéndose en uno más de las y los miles de salvadoreños que a costa de sacrificio, trabajo, hambre y sufrimientos forjaron la historia de nuestra patria. Nuestro padre fue un combatiente, y seguirá siendo a pesar de la muerte un veterano de guerra, en esa cruenta guerra del pueblo sobre sus verdugos, contra los enemigos de la libertad, la paz y la dignidad humana. Hoy nosotros su familia biológica queremos hacer eco de estos principios y valores para rendirle un homenaje en compañía de la familia grande, lá que el escogió por voluntad propia y con la cual compartió los mejores años de su vida, y a pesar de las tristezas los más felices, los más intensos, y en medio del dolor los más hermosos. Es triste que a pesar de toda esa entrega pasó sus últimos años de vida como un veterano de guerra olvidado, descartado y marginado al igual que muchos otros y otras que hoy se encuentran en condiciones de vida deplorables e indignas.

Ante esto, no queremos perder la oportunidad de permitir que la memoria de nuestro padre trascienda más allá de sus hechos y de su muerte y que su espíritu sirva de ejemplo y recoja pues, el sentir de todos y todas las excombatientes, al hacer un llamado fehaciente a la moral, la voluntad y la solidaridad de la clase política salvadoreña por encontrar soluciones viables que conlleven al beneficio de las y los veteranos y sus familias que hoy se encuentran en la pobreza y extrema pobreza; lo cual sirva en parte para resarcir el dolor y sufrimiento de nuestro pueblo.

Gracias infinitas a todos y todas por acompañarnos en estos momentos tan difíciles, pero al mismo tiempo tan significativos para nuestra familia.

Un abrazo fraterno y solidario, Familia Barahona


 

BIOGRAFIA

Luis Napoleón Barahona Zaldaña, nació en el barrio La Esperanza de San Salvador, El Salvador el 21 de Mayo de 1943. Siendo el hijo mayor de Luis Gonzalo Barahona Burgos y Yolanda Argentina Zaldaña Paniagua y hermano de Morena, Leonardo, Marta y Roberto. A la edad de 2 años su familia sale de El Salvador hacia México para luego radicarse en 1946 en Caracas, Venezuela; país donde estudió su primaria y parte de la secundaria. A los 14 años regresa a El Salvador donde se estableció nuevamente su familia, continuando sus estudios de secundaria y bachillerato en el Instituto Nacional General Francisco Menéndez –INFRAMEN-.

En 1962 inició sus estudios de medicina en la Universidad Nacional de El Salvador en San Salvador, de donde se graduó en 1970, obteniendo su diploma de Doctor en Medicina con la especialidad en cirugía y anestesia. Ese mismo año se incorpora al movimiento obrero-estudiantil universitario de la mano de Salvador Cayetano Carpio.

En 1966 contrajo matrimonio con Gloria Miriam Castaneda, quién además de ser su esposa, se convirtió en su compañera de lucha a lo largo de todo el proceso revolucionario y de la vida, y con quien procreó cuatro hijas y un hijo: Yolanda, Miriam, Luis, Ligia y Carolina.

El 1 de Abril de 1970 funda junto a Salvador Cayetano Carpio, Salvador Méndez Linares, Salvador Moncada Seidner, Roberto Vargas, José Dimas Alas y Ernesto Morales Sandoval nuestra heroica organización las FPL, desde la cual participa y lucha por lograr en su querido El Salvador la justicia social y la paz.

En 1976 sufre un grave accidente de tránsito que le deja varios problemas físicos, lo que no impide su participación, entrega y lucha por las causas que consideraba justas. Debido a las secuelas físicas que le causara el accidente de tránsito años atrás, las cuales empeoraron con el trabajo intenso, los sacrificios y el ritmo de vida que llevaba, su familia le ofreció apoyo para tratarse médicamente en los Estados Unidos por lo que se traslada en Diciembre de 1990 a ese país acompañado de su familia.

Después de una larga y difícil enfermedad muere en California el 9 de Mayo de 2016 a los 73 años de edad.

SU FAMILIA

Compartir