La Guerrilla

Josefina Cartagena (Irene), originaria de las Vueltas, Chalatenango, vivió en el cantón El Conacaste y se incorporó en las primeras unidades de vanguardia-UV de las gloriosas FPL, al inicio de la guerra. Perteneció al Batallón X21.

En el año de 1988, quedó embarazada y debido a esa circunstancia la comandancia general del FMLN, la ubicó en el cantón Valle Nuevo en la casa de unos colaboradores junto con otras compañeras que también estaban embarazadas; pero lamentablemente, un delator de la población les puso el dedo con los militares a ella y a las otras y por esa razón fueron arrestadas por la criminal Guardia Nacional (GN).

La compañera Irene cuando iba detenida en el camión que la montaron, prefirió tirarse en un barranco y morir de esa manera en un acto muy heroico que antes entregarse al enemigo.

La Compa (Irene)

Josefina Cartagena,
se llamaba aquella flor.
Que luchó junto a su pueblo,
por una vida mejor.

Con el fusil en la mano,
aquella gran guerrillera.
La vida se la jugaba,
por los montes y trincheras.

Y fue en un montón de veces,
que de anciana se vistió.
Para entrar a los cuarteles,
y sacar la información.

Y al grito de batalla,
al tirano combatía.
Y cuando salían corriendo,
ella solo se reía.

Los cobardes militares,
querían agarrarla viva.
Y por mucho que intentaban,
de las manos se les iba.

Pero se llegó el momento,
cuando ella fue capturada.
La tropa no le importó,
aunque estaba embarazada.

Fueron guardias nacionales,
que a traición la capturaron.
Y cuando se la llevaron,
en un camión la montaron.

Pero como ella sabía,
lo que le iba a pasar.
Por eso aquella rebelde,
decidió por su final.

Cuando iban por un barranco,
no sabían su intención.
Y al grito de venceremos,
se les tiró del camión.

Los guardias muy enojados,
cuando al barranco bajaron.
No estaba la guerrillera,
solo un cadáver hallaron.

Compañera campesina,
tu ejemplo de heroína.
Quedará en nuestra memoria,
como el agua cristalina.

Aquí termino contando,
la historia de ésta valiente.
Que por los pobres murió,
y no le temió a la muerte.

¡Compañera Irene! ¡Hasta la Victoria Siempre!

"En honor a su memoria y a su ejemplo de heroína, también a todos aquellos compañeros y compañeras que están dispuestos a luchar hasta el final para que un día no lejano sean una realidad aquellos sueños e ideales por los cuales ofrendaron sus hermosas vidas nuestros héroes y mártires."

Compartir