La Guerrilla

Sus padres son doña Ana Gertrudis Velásquez y don Victor Manuel Chávez Herrera.

Cursó estudios en la Universidad de El Salvador allá por 1977/79. Pero como muchos estudiantes revolucionarios, comprometidos en su juventud con las causas de los pobres de este país, vio truncadas sus aspiraciones de superación por el cierre de la máxima casa de estudios, que fue ordenado por los gobernantes represivos de esa época. En esta fase de su vida, ya era un joven militante de las organizaciones de vanguardia de lo que más tarde sería el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Combinando sacrificios, arriesgando su vida al ser parte de una generación comprometida, logró graduarse del "Instituto Técnico Industrial" (ITI) como "Técnico en Ingenieria Mécanica".

Al acercarse la hora de la verdad para la gente que sintió que tenía un compromiso y creía firmemente en que en esta sociedad tenían que cambiarse de raíz las estructuras para llegar al logro real del beneficio social, se incorporó a la preparación militar para ofrecer su vida luchando en las batallas frontales con el enemigo en los primeros meses de aquel glorioso año 1981.

Este Tabudo, tenía tan solo 26 años para aquellos momentos. Su actividad en el frente de guerra la cumplió heroícamente en el área general de San Agustín, en la subzona Angela Montano, militante de las Gloriosas Fuerzas Populares de Liberación Farabundo Martí (FPL).

Un día de Febrero de 1981, un grupo de estudiantes universitarios y otros civiles habían ingresado en la zona de control revolucionario, el compañero OSMIN VELÁSQUEZ y cuatro compañeros más tenían la responsabilidad de brindar seguridad y proteger a estos civiles, la situación se tomó dificultosa, ya que para ese momento el enemigo desplegó un operativo con un estimado de siete mil hombres sobre los campamentos guerrilleros de la zona. Combatiendo a esas fuerzas un 19 de Febrero de 1981, EDGAR OSMIN VELÁSQUEZ CHÁVEZ entregó su vida creyendo firmemente en que la visión que la izquierda salvadoreña se planteaba en aquel momento se lograría y en que los sobrevivientes se mantendrian con la misma mística, convicción de lucha y compromiso revolucionario.

OSMIN VELÁSQUEZ, compañero y amigo de los que te conocimos, nuestro reconocimiento a tu aporte. Eres uno de todos aquellos que no pudieron ver la culminación de la lucha armada; pero representan para muchos de los que vivimos y conocemos los niveles de disponibilidad y responsabilidad de aquella GLORIOSA JUVENTUD COMPROMETIDA, un compromiso por aquellos principios por los que entregaste tu vida, y un sentido de por qué vivir y luchar en la izquierda, y para la izquierda revolucionaria....

¡¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE, COMPAÑERO!!

Fuente: Revista Cultural. Santa Elena, 2005

Colabora con documentos a: info@marcialteniarazon.org

Visita galeríaHEROES ELÉNICOS

Compartir