La Guerrilla

Breve biografía y dos poemas de su hermano

“Arlen Siu Guazapa”, nace en la ciudad de San Salvador, el 17 de noviembre de 1954 y muere en combate en San Gerardo, departamento de San Miguel, a manos de la Tercera Brigada de Infantería, el 26 de junio de 1985, sin conocer el triunfo de la revolución, ni la firma de los acuerdos de paz, que todavía están en proceso de cumplimiento.

A su muerte tenía una relación afectiva con Miguel Ángel Plutarco y un embarazo de tres meses aproximadamente. No hubo forma de rescatarla y su cuerpo quedó fundido con la tierra que la vió nacer, ya que quemaron la montaña donde cayó abatida.

De acuerdo a la comandante Nidia Díaz “Arlen tenía una simpatía natural, era muy jovial, muy alegre y cantaba todas las mañanas como un pajarito. A Arlen le decían comandante “Arlen Siu Guazapa” y ella se puso así en honor a la nicaragüense “la chinita”, una guerrillera que era así como un pajarito. Se puso Guazapa porque era de El Salvador. Enrique Mejía Godoy hizo una canción para la Arlen nicaragüense. Celia se identificaba con esa personalidad por su mismo carácter. Era muy aguerrida, muy alegre y con mucho optimismo”.

Sus padres fueron: profesora normalista Graciela Mancía de Alfaro Jovel y el ingeniero civil, Jorge Alfaro Jovel hijo, con maestría en ingeniería sanitaria y estudios de doctorado en salud pública.

Le sobreviven su hermano Jorge Eduardo y sus hermanas Ana Luz, Aida Lucía y Patricia, del mismo apellido. Su niñez transcurre como todas las niñas de este país, con sueños, esperanzas, inquietudes literarias, amor a la danza y sobre todo identificado con los problemas de la sociedad, en especial, los niños y niñas sin recursos, ni educación y los trabajadores del campo y las fábricas.

Sus estudios de primaria y secundaria los realiza en el “Colegio Salvadoreño-Alemán”, donde finalmente obtiene su título de bachiller en ciencias y letras el año de 1971. Sus estudios universitarios los realiza en la universidad de el salvador (UES), facultad de humanidades, en el área de la psicología, lugar donde se identifica con su verdadera vocación de luchadora por las causas sociales de su patria.

Desde pequeña dio muestras claras de su concepto de justicia social, lo cual se pone de manifiesto, cuando en compaña de Vicki Ramírez y Emperatriz Rodríguez , editan el periódico “despierta mundo “ , como parte de su formación secundaria en el Colegio Salvadoreño-Alemán.

En los años 70 participó en FUERSA (Frente Estudiantil Salvador Allende) y en FAPU. Participó en la elaboración de los estatutos del PRTC y en los 80’s participa activamente en las milicias y durante el esfuerzo insurreccional del 81 estuvo destacada en Guazapa y luego participa en el mando de Guazapa en labores ideológico-políticas con la tropa y las áreas de aseguramiento.
Disfrutaba del contacto social con la población, en especial niños y niñas. Fue integrante del comité central del PRTC y de la Comisión Política.

Con la comandante  compartió tareas de preparación de reuniones del Comité Central en el frente, tareas ideológico-políticas, formación de escuelas y creación de bibliotecas de la guerrilla y a la construcción de la Asociación Salvadoreña de Mujeres (ASMUSA).
Nidia Díaz también dice de Arlen Siu Guazapa: “al mismo tiempo se le consideraba “dura “, porque no permitía que un jefe diera un mal ejemplo, ni que se constituyeran en una élite de privilegios los mandos superiores.
La mística, la ética era algo que caracterizaba a Celia, la verdad, la transparencia, valores y cualidades de la persona nueva, era guevarista, al igual que el “Ché”, con la idea de conformar un hombre nuevo y una mujer nueva”. También como parte de su desarrollo personal y mediante una plena identificación ideológica y al inicio de la acción revolucionaria, contrajo nupcias con el comandante del PRTC, “Roberto Roca”, Francisco Jovel.

Su trabajo revolucionario le permitió viajar a diferentes países tales como Vietnam, Costa Rica y Nicaragua, donde realiza estudios especiales que le permitieron valorar en toda su dimensión, la pobreza, la desigualdad social, el grado de marginalidad y avizorar la posibilidad de los cambios mediante la lucha armada.

En marzo de 1998, su madre Graciela Mancía de Alfaro Jovel, le dedica el libro titulado “Hella y su hija guerrillera”, donde además de la identificación maternal madre-hija, se desarrolla una verdadera compaginación ideológica que permite que la madre y su hija se comuniquen permanentemente a través de cartas y citas clandestinas y se envíen y reciban mensajes, documentos y recuerdos, por medio de compañeras y compañeros de lucha.

En el libro se destacan “Diálogo en la iglesia (1981), “La Carta” (5 de diciembre de 1984) y el “Epílogo” , donde la madre narra con dolor y resignación el final de su hija como heroína , “lo más doloroso de Hella fue cuando le dijeron que (Arlen) tenía sus primeros meses de embarazo, cuando su madre la había idealizado como madre de familia atendiendo su hogar y su profesión como las otras hijas”.
La madre continúa diciendo:”Hella dice tranquilizándose, murió por sus convicciones y nada ni nadie la hizo desistir, aunque me sangre el alma tengo que respetar sus designios”.

La madre de Arlen finaliza el libro con estas reflexiones:”muchos de sus propósitos y sus principios están dando sus primeros frutos y algo que anhelaba ella, triunfar. Aunque fue así a medias; cuando se firmaron los acuerdos de paz, la premisa fue ni vencedores ni vencidos.

A Arlen Siu Guazapa le han ofrecido homenajes póstumos y se han conocido rasgos de su vida, y de su trabajo revolucionario en el PRTC y La Guerrilla Salvadoreña, a través de posters, revistas y videos y cada año se conmemora su sacrificio en aras del pueblo que tanto quiso, junto a otros(as) héroes y heroínas.

Nidia Diaz, Francisco Jovel, Jorge Alfaro y Manuel Melgar

A un mes de su muerte, (Julio de 1985) su hermano Jorge Eduardo, le escribe “El poema siempre inédito: Arlen Siu Guazapa”, que refleja en esos momentos, la realidad de la vida política del país cuando dice: ”Mi llanto ha sido para adentro, pues no he podido compartir con nadie este luto que llevo y que me hace pedazos las entrañas….”su sobrino Jorge Eduardo Junior y su madre Graciela , también le han dedicado poesías sobre su vida y su muerte.

Poema abierto para Chely (Arlen Siu Guazapa)

Ahora estoy seguro Hermana,
Que todos los adioses y todas las palabras,
Serán como semillas que parirá la tierra,
Serán soles y rosas y serán esperanzas,
Del mañana que junto,
Con los niños, el árbol, la vereda y el canto,
Nos enseñó tu muerte con tu lindo destino…

ArlenMuy pronto “mi China”, entonaremos juntos,
Las canciones de cuna que dejaste pendientes,
Para ese nuevo ser que traía tu vientre,
Cuando fuiste abatida por las balas y el fuego...

Ahora, cuando todas las voces,
Cuando todos los cantos y todos los versos,
Se reúnen en uno, para exaltar tu nombre,
Es que Guazapa surge con su manto divino
Y te envuelve la noche…

Ahora ya no duermes Hermana,
Porque estás vigilante y porque…
Brotan de nuevo las palabras,
Los abrazos y encuentros…
Ahora entiendo tus sueños,
Por las causas del niño y los seres hambrientos,
Ahora más que nunca nos estaremos viendo,
En la aurora, en el sol y en la esperanza,
Que abriga nuestro pueblo…

Ya no tendremos secretos…
Los gritos y las risas serán nuestros,
Las palabras, los sueños…
Y todos los caídos retornarán de nuevo,
En el trabajo diario, en el surco y el yunque,
En el lago y el bosque...
Y en los amaneceres de mi pueblo…

Ahora entiendo de nuevo,
Que no luchaste en vano,
Y que todos los “Compas” que cayeron contigo
Ofrendaron su sangre y su aliento,
Por redimir al hombre, a la Madre,
Al Maestro, al obrero, a la niña y al niño…

Ahora ARLEN, no estás sola…
Estás en las ciudades, en el campo y la escuela,
Estás en las canciones y en los versos,
Estás en las jornadas campesinas,
Estás junto al obrero y la Maestra
Y junto al estudiante socialista, que construye el mañana
Y a la par de los hombres, las mujeres y el niño, que
Continúan firmes por tu ruta de siglos…
Que se yerguen valientes, con su estandarte en alto
Y abrirán los caminos que dejaste pendientes…

26 de Julio de 1985.

"Poema siempre inédito: Arlen Siu Guazapa" (Celia Margarita Alfaro Mancía)

Porqué no te esperaste Hermana
A que el sol fuese más grande
Y que en la casa de los pobres
Hubiera pan, amor y hasta esperanza

Por qué precipitaste tu caída
Y derramaste inútil la sangre que nos une
¿por qué mi “china” te fuiste tan
De pronto, sin tan siquiera darme
Un adiós fraternal y dulce como
Eran todas tus palabras…….

Que acaso ignoras que tu lucha
La compartí en silencio y que fuiste ejemplo
De lo que puede
El corazón humano cuando se acaban todas
Las palabras

Hoy he deshojado rosas contra
el viento y eché claveles y
guirnaldas en los ríos y
en los caminos de mi pueblo,
que es donde tu te encuentras
repartida en abrazos y “mimos” para
los niños tristes que te dieron aliento

Hoy hace un mes te fuiste

Y encontraste el silencio…..
Te sacudió la noche y te cubrió
El rocío de San Miguel Arcángel.
Las “veredas “supieron de tu lucha
De siglos y las nubes te dieron
El ropaje supremo para cubrir tu
Cuerpo cuando cayó abatido por
El odio perverso

Como quisiera estar contigo para
Que me conozcas y compartir mis
Sueños o para que me enseñes
A vivir en tu mundo y llenar mí vacío…
Cómo nos hizo falta el tiempo
para aprender la ruta y escuchar el
silencio, para decir los versos
que ya casi olvidamos y sembrar
más semillas con tu voz y tu aliento

No sabes lo difícil que ha sido para todos
Llorarte amargamente sin estrechar tus manos
Y hacer de caso, que te has ido de nuevo,
Sólo que sin retorno……

Mi llanto ha sido para adentro, pues
No he podido compartir con nadie
Este luto que llevo y que me hace
Pedazos las entrañas…

Yo ni siquiera puedo, repetir ese nombre
Tan lindo que escogiste, que lo llevo
Grabado para siempre y que mis
Nietos y los hijos de mis nietos lo
Tendrán que aprender y repetir porque
Tu fuiste “mensajera del tiempo” y
Tu palabra también tendrá raíces
En la victoria de mi pueblo.

Dulce “china” te has ido, pero
Recuerda siempre que hay una
Madre que te espera y hay
Un montón de hermanos que
Estaremos contigo compartiendo
Tus sueños, respetando por siempre
Tus ideales grandes y tu entrega
A las causas del hombre
Y del niño por obtener un techo y
A la lucha del mundo por
Aplacar el hambre…

Viajera universal de la esperanza
Yo estoy seguro que mi Padre
Está contigo y te dará la mano
Para que alcances las metas que
Dejaste y cuando llegue el día
Del “universal canto”, todos juntos
Podremos abrazarnos contigo y
Decirnos los nombres a gritos, sin
Secretos y talvéz para entonces
Los niños de la tierra
Cultiven rosas rojas donde
Cayó tu cuerpo.

* Tu Hermano Jorge Eduardo, 18 de Julio de 2008.

Compartir