Dirigentes de masas

Homenaje al mártir y organizador campesino, asesinado por la Guardia Nacional hace 35 años.

Estos eran los versos de las canciones campesinas que cantaba Justo Mejía. Un chalateco, “come-bofe”, como les decían a los jornaleros y campesinos que llegaban con sus pedazos de pulmón de res, para aliviar la comida en las cortas de café.

En las fincas, los terratenientes daban algunas chengas a los apuntados, pero no a los agregados, a quienes tampoco les pagaban el “séptimo”. En los peroles no pocas veces se mezclaban los frijoles con cucarachas, ratas, babosas y otras cosas.

Las ráfagas de viento se ensañaban en miles de jornaleros provistos solo de plásticos, apuñados y apilados en las veredas, calles o galerones de las fincas.

Corría el año de 1974 y Justo Mejía fue fundador de la Unión de Trabajadores del Campo, UTC, en Chalatenango, junto a Toño Morales, Facundo Guardado, Carlos Guardado y Santos Martínez, a quienes poco después se les une Ovidio López (Carabina), Amado Valle, Carmen Tobar y Neto Menjívar. La UTC se une a FECCAS y posteriormente se forma la Federación de Trabajadores del Campo, FTC, cuyo secretario general llegó a ser Apolinario Serrano (Polín).

El pasado 9 de noviembre, en Las Vueltas, Chalatenango, la municipalidad dirigida por la alcaldesa Rosa Cándida Alas, declaró la fecha como el día de “Los Mártires de Las Vueltas”. Hace 35 años, un 9 de noviembre, Justo Mejía, dirigente de la pobrería chalateca, fue capturado y asesinado al norte de Dulce Nombre de María por la Guardia Nacional en 1977. Es una imborrable cicatriz de un cuarto de siglo.

A Lupita, quien fuera su esposa, el alma se le atragantaba en la garganta frente a los presentes: mi esposo, un día antes, andaba en Dulce Nombre de María invitando para la primera toma del Ministerio de Trabajo. Se vino a las 6 de la mañana del lugar de donde estaba y salió para el centro de Dulce Nombre de María y allí se encontró con la guardia Nacional. Allí lo capturaron.

La Guardia Nacional lo traía y llevaba en un carro en Dulce Nombre. Testigos relataron que los verdugos ya le habían arrancado las uñas con las boquillas de los fusiles G-3. Justo, golpeado, sangraba… mientras los guardias lo mostraban amenazantemente a la población.

Después, los guardias se lo llevaron rumbo a San Fernando y se detuvieron a la altura de El Trigalito. A él le quebraron sus brazos, porque lo colgaron de los árboles, le sacaron el ojo y lo fueron a dejar, decapitado.

Quiero decirles que los compañeros de él, de Dulce Nombre, mandaron a llamar al juez de Tejutla. Que fuera a reconocer el cadáver. Y el juez les dijo que iba a ir, pero que no iba a ir solo. Y así fue. Llegaron. Y llegaron con la Guardia Nacional. Desde que íbamos en el bus al compañero que había comprado el ataúd, le preguntaron que quién había comprado el ataúd y entonces él les dijo que estaba haciendo una obra de caridad… a los familiares que estábamos allí nos pusieron en fila y ellos encañonándonos. Y al compañero que llevaba la caja, lo tuvieron amarrado.

Entonces mi esposo quedó enterrado allí. A los 17 días, los mismos compañeros, no sé quiénes, lo fueron a sacar de allí donde había quedado. Lo prepararon y lo trajeron para El Jícaro. Algunos quizá recuerdan. Se hizo la manifestación en El Jícaro. De allí se trajo a él y se vino a velar aquí a la casa de nosotros, aquí en La Ceiba.

Recordar a este sencillo y decidido dirigente jornalero, 35 años después, es como si nos volvieran a sacar el corazón. Una crueldad sin límites. ¿Cómo no iba a dar fuerza moral para soportar tanto sacrificio y dar entusiasmo para seguir?

Con megáfonos, los campesinos en la UTC llamaban a los guardias nacionales de Las Vueltas para que se hicieran presentes al velorio de Justo Mejía. Pero no llegaron, no quisieron llegar. La Guardia Nacional después destruyó un sencillo mausoleo en La Ceiba, lo hicieron pedazos. Pasados 15 años, después de la guerra, la familia pudo levantar otro y aún no lo han destruido.

La familia de Justo Mejía tuvo que huir: un escuadrón de la UGB (Unión Guerrera Blanca) había pintado una mano blanca y sus siglas sobre la puerta de su casa.

Acérquese compañero
A reclamar su salario
Porque es lo que exigimos
Todos los revolucionarios
Nosotros lo que exigimos
Salario de 11 colones
Y también lo que exigimos
Arroz, tortilla y frijoles…"Los niños tendrán el pan nuestro de cada día"

Marco Tulio, sobrino de Justo Mejía, frente a los presentes, después de consultas familiares, informó que su tío fue asesinado a los 45 años, calculando su nacimiento en 1932, dando un nuevo giro a la tuerca chalateca donde se sabe cuándo murió, pero pocos o nadie sabe cuando nació. Por estos tiempos tuviera 80 años.

… me acuerdo de que en la asamblea departamental de la Unión de Trabajadores del Campo, allá en El Conacaste, en octubre del 77, Justo Mejía dirigió esa asamblea departamental de la UTC, porque él ya era de la dirección de la Federación de Trabajadores del Campo, FTC. Y en esa ocasión, el 27 de octubre del 77, la Guardia Nacional que estaba en esta casa (frente al parque) fue a sacarme de la casa a mí y lo primero que hicieron fue preguntarme por mi tío.

Yo sabía que estaba en El Conacaste, pero como yo ya le había encontrado unos documentos a mi tío, allá en La Vega, en un terrenito que teníamos, la famosa Estrella Roja y El Rebelde y había encontrado que decía “Revolución o Muerte”. Pues yo, aunque no era de las FPL todavía, pero yo dije “Revolución o Muerte” aunque me estuvieran culatiando, aunque me estuvieran pegando con los botines. Pero les negué hasta el último detalle. Y yo sabía exactamente que mi tío estaba en El Conacaste.

Como digo, aquí hay tantos compañeros que ofrendaron la vida. Compañero Ovidio López, cariñosamente “Carabina” de Los Naranjos. Me acuerdo cuando lo veía aquí en la iglesia en aquel tiempo tocando el requinto en las misas. Allí empezaron los compas, a través de la palabra de Dios y allí se fue entrando la semilla. A la luz del evangelio se concientizó la gente y eso, así era.

Justo Mejia

Justo Mejía no pudo estar en la toma del Ministerio de Trabajo, pero el Bloque Popular Revolucionario sí arrancó reivindicaciones a la dictadura y a los terratenientes. Lupita pide no olvidar, porque ese fue el ideal de nuestros mártires que cayeron. Porque ellos murieron con el ideal que un día el país iba a cambiar y que nuestros niños iban a tener el pan de cada día, como me lo decía mi esposo.

"Los niños tendrán el pan nuestro de cada día"

Justo Mejía.

En la foto, Justo Mejía coloca medalla de honor a Patrocinio Córdoba "Pachino", maestro de ANDES 21 de Junio. Foto tomada en La Casa del Maestro, sobre la calle a Morazán, barrio El Calvario en la ciudad de Chalatenango. Justo Mejía colocó la medalla de honor que ANDES otorgaba a maestros en los 14 departamentos de El Salvador. El maestro que se le ve parte de la cara se llama Hugo Martínez (parte superior izquierda), fue asesinado por militares del gobierno. Fuente: ContraPunto

Compartir