Lo tenían todo, pero decidieron ir con las que no tenían nada. Elisenda (“Blanca”), Begoña (“Alba”) y Marta(“Begoña) nunca se encontraron en elSalvador. Nunca operaron juntas ningún herido que venia de combatir la miseria y la represión del ejército.
Nunca se encontraron bajo la lluvia cantando “dale salvadoreño, que no hay pájaro pequeño”.
Nunca se susurraron a la oreja que algún día terminaría esa guerra y El Salvador sería un país de mujeres y hombres libres.

Las tres marcharon con la lucha en la mochila para enseñarnos -con sus gestos- que la solidaridad es la ternura de los pueblos.

Documental recientemente publicado en los Països Catalans, sobre el papel de la mujer internacionalista en la guerra.
[Documental] Borroka Motxilan | La lucha en la mochila/ La lluita a la Motxilla.

 

 

Compartir