Día de los Reyes Magos, a las 6 de la mañana, una columna del FMLN íbamos subiendo el Cerro El Alto en el departamento de Chalatenango, íbamos desvelados y rendidos por la caminata que habíamos iniciado el 15 de diciembre de 1986 desde las zonas de control del FMLN ubicadas entre las zonas de Berlín, San Agustín, San Francisco Javier y Jiquilisco, en el departamento de Usulután, región conocida en la organización como “La zona Ángela Montano”.

Entre los miembros de la columna que íbamos, estaban los compañeros RAFAEL, CARLOS y otro compañero que se me escapa su nombre, actualmente de apellido Moreno, aguerridos combatientes que participarían en muchas tareas estratégicas de la organización. La compañera MARISOL y el compañero RONALD también iban trasladados a Chalatenango para trabajar en las comunicaciones estratégicas en El Chile (así le llamábamos al campamento del mando de las FPL). La compañera SULMA y CALI (quien escribe esta memoria), íbamos destacados a la Radio Farabundo Martí a capacitarnos –según nos dijeron al inicio del viaje- a lo sumo por un periodo de tres meses, (que en mi caso se me hicieron más de tres años) y luego regresar al Frente Paracentral y ser parte del equipo que montaría una repetidora de la Farabundo Martí en el Volcán Chichontepec.

Recuerdo que antes de iniciar la marcha en Usulután, luego de darme las indicaciones pertinentes, me dieron un par de zapatos burros marca ADOC porque los kickers que andaba ya estaban medio despegados de la suela, pero preferí llevarlos puestos y solo les hice un buen amarre con una pita, y los nuevos los llevé hasta Chalate, allá los estrené y terminé. Como a las 5 de la tarde del día 15 de diciembre de 1986 en un cayuco de regular tamaño cruzamos el río Lempa entre Usulután y San Vicente; en la balsa íbamos 10 personas, y por el peso de la carga, la balsa parecía hundirse, el agua llegaba entre 10 a 15 centímetros del borde de la balsa, y mucho menos en la parte más fuerte de la corriente del río. Para mí fue una fuerte capiason la que pasé, no porque no supiera nadar, sino por lo que significaba para mí perder el fusil y el equipo. Por fin, cruzamos el río y dormimos en la arena a 15 metros del río.

Temprano de la mañana del 16 de diciembre estábamos preparándonos para continuar la marcha cuando escuchamos a lo lejos, arriba del río el ruido del helicóptero UH1H de tamaño bien pequeño al que nosotros le llamábamos la avispita, la cual se nos acercaba; de inmediato nos apostamos dentro de una trinchera que ya estaba hecha por los compañeros para este tipo de eventualidad, y al momento vimos pasar la avispita, recuerdo que el aparato pasó como a un metro sobre el nivel del agua, río abajo con el piloto y un ametralladorista listo para disparar. Por nuestra parte, la orden fue de no disparar para no delatar el lugar de paso que tenían los compas en ese momento en esa parte del río. Luego de ese incidente, continuamos la marcha hasta el campamento donde estaba el mando de la organización en el Frente Paracentral, donde estuvimos unos cuatro días.

El 20 de diciembre de 1986 retomamos la marcha hacia Radiola, así le llamábamos a la región de Cinquera; antes bien, me explicaron y presentaron a la compañera Sulma, quien también iba a prepararse conmigo a la Radio Farabundo Martí. Allí también se nos unió la compañera Marisol y el compañero Ronald, quienes iban trasladados a Chalatenango. Luego de recibir las indicaciones para la marcha, seña y contraseña, por si acaso nos separábamos inesperadamente. A varios de nosotros, el Chele Gustavo nos dio dos papayas (proyectiles) de RPG7 para llevarlas con nosotros. La idea era avanzar hasta cierto punto en la caminata y esperar a que oscureciera para cruzar la carretera panamericana. Eran como las 4:30 de la tarde cuando estábamos llegando al punto de espera, cuando de repente, una Patrulla de Reconocimiento de Alcance Largo PRAL del ejército que había penetrado en la zona, armó una balacera contra compañeros nuestros e inmediatamente aparecieron dos helicópteros ametrallando el área, razón por la que tuvimos que acelerar la marcha buscando aproximarnos a la carretera pavimentada, la cual caminamos a paso ligero por unos cinco minutos en dirección a San Salvador como a eso de las 2:00 de la madrugada, luego nos internamos al norte buscando las alturas de Cerros de San Pedro.

Cuando ya había aclarado por el sol, ya estábamos en Cerros de San Pedro caminando en columna a una distancia de unos tres metros el uno del otro, cuando de presto los compañeros detectaron a otra PRAL que andaba explorando la zona, bien vimos a los tres miembros que la integraban, uno de los cuales portaba un radio de comunicación PRC77; los compas que iban a la cabeza de nuestra columna les dispararon y los persiguieron hasta cierto punto, pero se nos perdieron de vista. Cuando llegamos al campamento, los compañeros nos dijeron que recientemente otros compañeros los habían visto en la zona, pero que les habían perdido la pista, pero que les andaban buscando. En Cerros de San Pedro entregamos las papayas de RPG7 y ahí pasamos el 24 de diciembre. Mientras estuvimos ahí, una noche de esas, escuchamos unos fuertes estruendos seguidos de una nutrida balacera que duró como una hora; fue una acción del FMLN atacando posiciones del Ejército en San Esteban Catarina. Mientras se realizaban los combates, el Chele Gustavo nos dijo que esas eran las papayas que nosotros habíamos cargado. Días después continuamos nuestra marcha, esta vez hasta Radiola donde estuvimos otros días. El 31 de diciembre lo pasamos en Radiola, donde para despedir el año 1986 y celebrar la llegada de 1987, me uní a un grupo de compañeros y compañeras con quienes organizamos una obra de teatro en donde representábamos el año viejo y el año nuevo poniéndole por su puesto un toque político humorístico; a continuación el baile comenzó, pero cerca de la media noche, la actividad terminó porque el ejército nos estuvo mortereando al parecer desde Suchitoto o San José Guayabal; pero no tuvimos ningún herido. Recuerdo que el día antes de partir hacia Chalatenango, los compañeros Carlos, Rafael y otro de nuestro grupo se unieron a otros compañeros que fueron a hacer compras a Tenancingo. Por razones de tiempo, les debo las fotos y otros datos de los compañeros y compañeras. Como dije al inicio de esta efemérides, fue el 6 de enero de 1987 cuando ibamos subiendo el cerro El Alto, ya en tierras chalatecas.

UN DIA COMO HOY 6 de enero de 1981, fue capturado por el Ejército del gobierno el pintor Guillermo A. Gutiérrez de 20 años de edad, el hecho ocurrió en la cancha de basketbol de San Marcos. El señor Guillermo A. Gutiérrez residía en la colonia España de Mejicanos, San Salvador. Esto según Informes del Socorro Jurídico del Arzobispado de San Salvador.

Este mismo día 6 de enero, pero de 1986 fue capturado a las 10:00 horas Pedro López Morales de 29 años, soltero, jornalero, en el Cantón Camotepeque, Nejapa, por soldados de civil de la Primera Brigada de Infantería, cuando éste se encontraba esperando un reparto de víveres. Se desconoce su paradero. Este Caso Nº 10184 fue reportado por la CIDH, de la OEA Se reiteró al Gobierno, advirtiendo artículo 42 el 6 de julio de 1993. Nota del Gobierno (29 de septiuembre de 1993) correspondiente a seis casos (9757, 10005, 10178, 10184, 10292 y 10296) solicitando el archivo porque nunca se iniciaron procesos por los hechos denunciados, por lo que el Gobierno alega que "Como podemos observar los denunciantes ni siquiera interpusieron la denuncia en los tribunales para que se investigaran los casos, así que ni siquiera recurrieron a los recursos internos para investigar. Por lo anterior respetuosamente el Gobierno de El Salvador solicita que estos casos sean archivados".

UN DIA COMO HOY 6 de enero de 1927, tropas de E.U. invaden Nicaragua para combatir a Sandino, quien por empuje de su lucha y la solidaridad internacional logró sacarlos en 1933.

Compartir