La década de los 60's y 70's fueron caracterizados en El salvador, como la época de dictaduras militares, de represión, de persecución política. La GN, PN y PH se habían especializado en reprimir huelgas y asesinar líderes sindicales. 

Había en esa época una izquierda moderada y progresista, casi sólo de nombre. Los sindicatos y movimientos sociales estaban atomizados por la falta de liderazgo. En el partido Comunista había establecido sus métodos de lucha legal, en la lucha por los derechos laborales, el código de Trabajo era su principal herramienta, mientras que en la lucha política se había optado por la vía electoral. Los Sindicatos que pertenecían al PCS, eran solo cascarones, casi solo de nombres. Es allí donde empieza la proeza Cayetano Carpio, en romper con ese esquema legalista e inicia un proceso de renovación de los sindicatos, con nuevos métodos y formas de lucha, toma de fábricas, huelgas, se dan los primeros choques y enfrentamientos con la GN, acciones realizadas por los trabajadores, promovió la solidaridad entre los sindicatos en huelga, caravanas de apoyo, acciones generalizadas que le dieron fuerza al movimiento sindical, acciones que no eran bien vistas por la derecha del PCS.

En 1969 Marcial propone a la dirección del PCS iniciar la lucha armada para la toma del poder, fue rechazada por una parte del partido, situación que motiva a Cayetano a abandonar el Partido Comunista.

El País era gobernado por militares, quienes garantizaban los intereses a la oligarquía cafetalera, comercial y financiera. Se inicia la Guerra con Honduras y el PCS opta por apoyar al Ejército Salvadoreño en una guerra que se había originado por la guerra comercial en el Mercado Común Centroamericano. Las Oligarquías de El Salvador y Honduras habían volcado a dos pueblos a enfrentarse militarmente, a morir por intereses oscuros de los grupos oligárquicos. La Posición de Cayetano fue oponerse a la guerra. El 1 de abril de 1970, Salvador Cayetano Carpio, junto a otros siete compañeros fundan las FPL Farabundo Martí, creando grupos de apoyo, de colaboradores. Sus armas eran dos pistolitas mohosas. Allí demostró su temple de un GRAN LIDER, de un GRAN DIRIGENTE, que en esas condiciones pensó enfrentar a un Ejército con armamento y capacitado para aplastar cualquier ejército a nivel centroamericano. Tratando de entender cómo este hombre humilde, obrero, sin un nivel académico ¿Cómo pudo construir la más poderosa organización guerrillera y de masas en El Salvador?, ¿cómo pudo garantizar los recursos para ese poderoso ejército guerrillero creciente?, ¿cómo pudo en la clandestinidad moverse en el país, salir y entrar al país?, ¿cómo pudo construir la organización de masas más enorme del país El BPR capaz de movilizar centenares de miles de personas? especialmente en aquel momento que todavía no se había creado la red inmensa de miembros y colaboradores en todo el país. Me sorprende la responsabilidad con la que actuó, de no ponerle nombre inicialmente y tardar 18 meses para hacer pública la existencia de las FPL Farabundo Martí para evitarle al y terminada la organización y de esa forma desilusionar al pueblo. Se hizo público hasta que la organización estaba ramificada en una gran red, que ni siendo capturado acabarían con ella. Al ponerle el nombre Farabundo Martí, reivindica al ejemplar e internacionalista Farabundo Martí, quien encabezo la insurrección de 1932, que luchó en el Ejército Rojo en México, en Guatemala y Nicaragua. Marcial un genuino seguidor de Ho Chi Minh, de Fidel y el Che, encarnó el internacionalismo del hombre nuevo, al enviar una brigada a Nicaragua a pelear en contra de la Dictadura de Anastasio Somoza Debayle. Esa Brigada llamada Farabundo Martí, combatió en la zona sur de Nicaragua junto a hermanos chilenos y argentinos. Marcial dio los pasos que en en 1929 dio Farabundo Martí otro verdadero comunista que combatió al lado de Cesar Augusto Sandino contra la Invasión norteamericana que encabezó William Walker. Aquella Brigada fue dirigida por José Roberto Sibrian, Comandante Celso, quien en vida fuera un hombre leal a Marcial. La muerte del Comandante Celso en San Vicente, fue un golpe fuerte para Marcial, ya que había sido un icono de la organización, tras la caída de Celso, El frente Paracentral es denominado con su nombre JOSE ROBERTO SIBRIAN. A Marcial le dolió la caída de cada combatiente, muchos frentes fueron nombrados con los nombres de esos héroes y heroínas. El Salvador avanzaba hacia la toma del poder, con el objetivo de construir una VERDADERA REVOLUCION PROLETARIA. El gran problema de Marcial fue haber generado tantas simpatías en el mundo, en países, en jefes de Estado y haber sido firme en cuanto a los intereses de la clase obrera, del campesinado. Creo firmemente que el legado de Marcial, sus tesis, su formación, su teoría, su práctica será retomada por nuevas generaciones, no digo ésta. En sus textos está SU LEGADO, quien cree que ya lo leyó y no entendió, no lo ha leído. Hay una riqueza en sus libros, especialmente NUESTRAS MONTAÑAS SON LAS MASAS. Marcial decía que un revolucionario no se mide sólo por su discurso, su teoría, sino también por la práctica, en la forma modesta de vivir, su vida privada, sus costumbres en la forma de vida. Marcial fue un hombre incorruptible, Lo que más admiró el mundo de Marcial era que; por primera vez una revolución de gran trascendencia era encabezada por un obrero de extracción proletaria, La mayor parte de líderes que han encabezado revoluciones provienen de clases pudientes, sino revisemos la historia. Cuentan que en Berlín, Alemania apagaron las luces por una hora en la noche del día 12 de abril de 1983.

Comandante Marcial...Hasta La Victoria Siempre!!!

Marcial se entregó a la causa revolucionaria como lo hicieron los héroes que cayeron: Juan Chacón, Polín, Celso, Dimas, Bernardo Torres, El Conejo, Luisón, Juanón, Netón, Eva, Chico, Toño y los miles que ofrendaron su vida, así como los internacionalistas que creyeron en ésta revolución.

Lucía Montano | Jueves, 6 de agosto de 2015

Compartir