Ayer visité Cinquera zona que fue conocida como (Radiola) territorios de grandes batallas durante el conflicto, de inmediato encontré algunos conocidos de la época, de tajo iniciaron las pláticas y me recordaron aquellas batallas de 2 al 5 de mayo de 1984.  

El Cte. Dimas Rodríguez envió un mensaje que fue descifrado por Ivon y Paty compañeras de las comunicaciones mensaje que nos advirtió del operativo, de inmediato me dice Ramón Torres… vamos para la altura con todos los medios de rastreo, una altura por el caserío San Antonio y durante la tarde noche ya tenemos toda la información para el día siguiente, se nos venía uno de los operativos más fuertes que lanzara el ejército sobre la zona (Radiola), parte de la Brigada Felipe Peña y las Fuerzas especiales estamos en Radiola por que se preparaba el asalto al puesto del ejército en el Cerrón Grande y el enemigo había detectado fuertes movimientos guerrilleros, Salvador Guerra de inmediato llama a jefes de las unidades para analizar el asunto y estar listos para enfrentar y evacuar el operativo, por la noche dos aviones de reconocimiento sobrevolaron la región sin cesar, en mi calidad de encargado de las comunicaciones y rastreo fui advertido por El Cte. Salvador Guerra de tener suficiente material para dichas comunicaciones y así fue nos pusimos al brinco para garantizar que todas las unidades tuvieran el suficiente material.  

Muy temprano del día 2 de mayo el infierno estaba servido, iniciaron los bombardeos sobre la mayoría de campamentos, mortereos dirigidos desde el Cerrón Grande los avances de las tropas del Batallón Belloso y parte del Atlacatl desde Tenansingo y sector Suchitoto, el Destacamento Militar # 2 lo hacía desde Ilobasco a Tejutepeque y Trilladera por lo menos 2 avionetas Push and Pull conocidas en nuestro medio como la carreta y 2 helicópteros roqueteros lanzaban sus cohetes.- A las 10 de la mañana ya hay enfrentamientos y la mayoría de puntos de espera, la consigna era romper brecha y avanzar teníamos que salir del anillo montado y así fue; no había otra alternativa que hacer rugir aquellos fusiles, (dice Ivon por primera vez vi un helicóptero tan cerca lanzando sus roquet y por primera vez sus ojos se cerraban por inercia hasta que le dimos café de sobre para que pudiera activarse, ella era una de nuestras radistas).

Como no recordar a los compas de la unidad 09 (artillería) que cayeron producto de un impacto de granada del helicóptero sobre las granadas de nuestros cañones 90s se escuchó una enorme explosión y por lo menos 5 de nuestros compas cayeron ahí incluida la compa radista, todo ocurría por las lomas del caserío San Francisco ahí por el Cerro Azacualpa buscando Trilladera, no había tiempo para lamentos pasamos de salto en salto sobre nuestro caídos, solo un momento para decirle a uno de los compas que estaba tendido vamos a ganar… nosotros seguimos, en seguida le quite una bandolera que aún tenía sobre su pecho con cargadores de M-16, más tarde ya casi de noche los combates de trilladera fueron feroces, ayer recordamos al combatiente René cuñado de Gladis, por cierto otra de las radistas aguerrida de la Brigada Felipe Peña, René cayó en Trilladera, fueron 5 días en la que no había tiempo de comer y poco dormir, en uno de esos amaneceres y a eso de las 4 de la mañana estábamos llegando al Cantón Las Minas de Ilobasco y no nos esperaban con comida si no que con fusiles y se desata otro enfrentamiento y nos tomamos el lugar para poder pernoctar (quedarnos, esperar) en el día y luego evacuar de noche por que la vegetación en esa zona no estaba a nuestro favor, lo cierto es que Cinquera fue territorio de grandes batallas de guerrilleros y guerrilleras valientes rodeado de posiciones enemigas y con el Lempa y la presa El Cerrón Grande que jugaban en contra.

Terminado el operativo continuaron las actividades de preparación de la toma del Cerrón Grande y en junio un mes después se desarrolló con éxito la toma del Cerrón grande que después contaremos.

Sábado, 14 de julio de 2018 | 15:30

Compartir