Fotos cortesía de Guillermo Valle.

La guerrilla del FMLN se tomó el Cuartel de la 4a. Brigada de Infantería con sede en EL Paraíso, departamento de Chalatenango (conocido solamente como "Cuartel de El Paraíso") resultando muchos muertos entre personal de tropa y oficiales del Ejercito y alguno que otro guerrillero; luego del cruento enfrentamiento armado, la guerrilla desalojó las instalaciones de ese Cuartel, llevándose consigo a mas de 100 soldados en calidad de prisioneros de guerra y muchos pertrechos bélicos.

Dos días después, siendo el que escribe estas líneas, Jefe Local de la Seccional de Cruz Roja de Aguilares, recibí una llamada a través del equipo de Radio Banda Ciudadana de parte de quien se identificó ser Comandante guerrillero a cargo de la operación y quien me manifestó que querían entregar a mas de 120 soldados (no así a los oficiales) retenidos en calidad de prisioneros de guerra a quienes mantenían (algunos heridos) en la Iglesia Católica del Municipio de Tejutla, departamento de Chalatenango, y que para ello, requerían de nuestra presencia en calidad de miembros de la Cruz Roja Salvadoreña para hacernos entrega de esos efectivos militares, ya que tenían credibilidad en nuestra Seccional y, para corroborar lo dicho, también recibí el mismo mensaje y por el mismo medio de parte del Sacerdote a cargo de la Iglesia Católica de Tejutla; ante esta situación y por nuestra inexperiencia y falta de logística para montar un operativo de tal magnitud, rápidamente me comuniqué con el encargado de la sede salvadoreña del CICR (Comité Internacional de Cruz Roja) quien en coordinación con Cruz Roja de Aguilares, procedimos a montar el operativo, primeramente trasladándonos hasta el Municipio de Tejutla, acompañados por varios delegados del CICR de nacionalidad Suiza, así como de algunos Socorristas de la Seccional de Cruz Roja de San Salvador.

Nosotros los Socorristas de Aguilares, nos conducimos en nuestra ambulancia 31-29.

Llegando a Tejutla, fuimos amablemente recibidos por los combatientes fuertemente armados del FMLN, procedimos a ingresar a las instalaciones de la Iglesia Católica, la cual se encuentra situada en el centro de esa población.

Adentro de la Iglesia se encontraban mas de cien muchachos, todos jóvenes quienes al vernos demostraron mucha felicidad.

Nosotros íbamos a lo que íbamos e inmediatamente bajo las ordenes y supervisión de los delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), procedimos primeramente a levantar un censo de todos los prisioneros de guerra capturados por la guerrilla luego de la toma del cuartel de El Paraíso, entre los cuales habían varios heridos de bala.

Eran mas o menos 130 soldados los entregados oficialmente por la guerrilla al Comité Internacional de Cruz Roja.

Entregados que fueron, procedimos a trasladarlos (los heridos en ambulancias y los demás en camiones del CICR) hasta la ciudad capital de San Salvador, sin embargo, a la altura del puente Colima, nos encontramos con un retén militar quienes habían atravesado dos tanquetas blindadas para impedirnos el paso hacia San Salvador, manifestando el oficial a cargo, que era orden del Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada el impedirnos el paso y que los soldados rescatados, deberían ser llevados a las instalaciones del Cuartel El Paraíso (4a. Brigada de Infantería).

Tuvimos obligatoriamente que regresarnos hacia la carretera que conduce hasta ese cuartel, es decir, la carretera hacia Chalatenango.

Llegando a ese cuartel, nos dimos cuenta de la magnitud de la destrucción ocasionada en esas instalaciones (incendiadas luego de un bombardeo de parte de aviones de la Fuerza Aérea salvadoreña creyendo que aun se encontraban los de la guerrilla)...fue uno de los mayores golpes sufrido por el ejercito salvadoreño a manos de la guerrilla durante el conflicto armado de finales del siglo pasado.

Compartir