Crónicas de Nicaragua 1978-1979 desclasificando memorias de la historia.  

El 22 de agosto de ese año el FSLN había realizado una audaz operación denominada “Muerte al Somocismo viva Carlos Fonseca” contra la Dictadura Somocista consistente en la toma del Palacio Nacional por parte del Comando “Rigoberto López Pérez” con el objetivo de liberar unos 50 presos políticos entre los que se encontraban Tomás Borge, René Núñez, Javier Carrión y Doris Tijerino, quienes fueron liberados después de varias negociaciones.   

En septiembre de ese año recibí una comunicación de la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional FSLN a través de amigos de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN en donde me enviaban a decir que estaban preparando seriamente la insurrección contra la Dictadura Somocista para finales de año y que esperaban todo nuestro apoyo.

El antecedente era que yo había sido estudiante universitario en El Salvador, y que probablemente conocí a los hermanos Ortega cuando ellos estuvieron estudiando en el Colegio Santa Cecilia de Santa Tecla.

En ese momento era del Comando Central de las FPL e indudablemente le comunique la información al Primer Responsable Salvador Cayetano Carpio “Marcial”; quien se mostró escéptico ante ese correo ya que manifestó que en el FSLN habían tres tendencias, la “Proletaria” de Jaime Wheelock, la de “Guerra Prolongada” GPP de Tomás Borge y la “Tercerista” o “Insurreccional” de los hermanos Ortega; su pregunta era quienes me habían contactado y sospechaba que eran los Ortega, con quienes él, no tenía relación directa.

De todas formas le pedí permiso para salir del país a esa reunión, ya que por la seriedad de los mensajeros, me parecía que la crisis Nicaragüense iba hacia una insurrección popular. Fui a Costa Rica, me entrevisté con los amigos mensajeros en el parque central de San José y me dirigí a la Provincia de Alajuela en un carro de los compañeros Sandinistas, después de un largo recorrido en las afueras, llegamos a una casa de dos pisos, entramos a la cochera y allí me recibió Joaquín Cuadra quien era el Comandante del Estado Mayor Insurreccional, luego me dirigió a una terraza en donde estaba Tomás Borge, Daniel Ortega y Humberto Ortega y me presentó, aquí viene “Vladimir” el “Salva” de los de “Marcial”.

Hubo una pequeña tertulia donde les informé de nuestra lucha contra la Dictadura Militar Salvadoreña, e inmediatamente después entramos en materia, me dijeron como había sido el proceso de unificación de las 3 tendencias y como tenían organizada la guerra insurreccional contra Somoza. El Frente Norte “Carlos Fonseca Amador” dirigido por el “Zorro”; el Frente Occidental “Rigoberto López Pérez” dirigido por Dora María Téllez; Frente Interno insurreccional dirigido por Joaquín Cuadra y Mónica Baltodano; y el Frente Sur “Benjamín Zeledón” que estaba en organización y que iba a ser dirigido por Edén Pastora “Comandante Cero” en la frontera de Costa Rica.

Luego me pasaron al cuartel central de comunicaciones donde a través de radios naranja de frecuencia civil tenían la coordinación con todos los frentes. Me explicaron como funcionaba la Dirección Nacional y los Estados Mayores por Frentes de Guerra y que necesitaban apoyo principalmente económico, para la compra de armamento y logística para el frente interno.

En diciembre al regreso de Costa Rica luego de unas consultas previas con los Cubanos en San José en donde pasé verificando la autenticidad de todo lo conversado con los hermanos Sandinistas; le informé a “Marcial” quien me repreguntó insistentemente sobre la unidad de las tendencias y el funcionamiento de la Dirección Nacional del FSLN y le manifesté que si bien es cierto que nosotros teníamos necesidades propias de la lucha en nuestro país, los graves acontecimientos en Nicaragua ameritaban un apoyo en lo económico, en armas y de combatientes si fuera necesario.

Había apoyo de varios países democráticos amigos, como Costa Rica, Panamá, Cuba, Venezuela y otros; además de los movimientos guerrilleros Salvadoreños que se habían sumado, como el ERP y la RN.

Inmediatamente se vino un acontecimiento tras otro, por instrucciones de Marcial, coordinamos la entrega de nuestro apoyo económico a la Dirección Nacional del FSLN en Costa Rica, luego se formó la “Brigada Farabundo Martí” con varios combatientes que teníamos en entrenamiento fuera de El Salvador, para lo cual envié un mensaje al compañero Roberto Sibrián quien era jefe del Estado Mayor de las FPL, que le enviaba el compañero Marcial, para que se trasladaran a Liberia con el objetivo de reforzar el Frente Sur y fue así que los Salvadoreños como lo había hecho Farabundo Martí con Sandino en las Segovias unimos nuestra sangre y nuestra lucha contra la Dictadura Somocista.

Después de iniciada la ofensiva insurreccional y de varios intentos de entrar por el Frente Sur, nuestra Brigada FM bajo la dirección del compañero “Vladimir” se unió en dirección a Managua; el pueblo se insurreccionó contra la Guardia Somocista, y al caer Estelí comenzó la rendición y la huida del Dictador fuera de Nicaragua y se dio la entrada triunfal del Ejército Popular a la capital, el 19 de julio de 1979.

De la Brigada Farabundo Martí, murieron en combate los compañeros “Pedro”, “Quique” y “Federico” de los cuales el primero fue enterrado en el Frente Sur y los dos útimos, fueron rescatados sus cadáveres y velados en el Parque Central de San José en Costa Rica y luego sepultados en el cementerio de la capital de ese país.

* Atilio Montalvo, Comandante Salvador Guerra- Julio de 2017.

Los caídos en combate fueron 5. La nota que sigue fue tomada del relato “La Brigada Farabundo Martí”, escrito por Darío Sánchez.

El dictador ha huido. La guardia nacional ha sido derrotada. La noche ha dejado de ser una tentación. Por allí vienen los combatientes de La Brigada Farabundo Martí que han sobrevivido los combates. Cinco compañeros han caído en el frente sur. Entre ellos:

  • [1] Antonio Granadeño, conocido como Federico, cinta negra, originario de Zacatecoluca.
  • [2] Miguel López, originario de La Paz Opico.
  • [3] El Chele Luis. Fue de la dirección del MERS.
  • [4] Desconocido. No tengo datos.
  • [5] Desconocido. No tengo datos.

Entre los sobrevivientes de los combates viene Juan García, hermano de Miguel UV. Juan García caería en marzo 1980 en Los Platanares, al sur de Zacatecoluca, junto con Salvador Sánchez, El Cocoseco.

Compartir