Solo encontré la foto de Juan anteayer. Me he tratado de comunicar con su hija, pero sin resultados todavía. Hace unos años atrás las FPL me dijeron que la familia buscaba información. Traté de contactarlos pero fue imposible. Hasta anteayer solo lo conocía por Nelson. Aquí va un fragmento de nuestras experiencias. Más por venir:  

NELSON.  

Conocí a Nelson en Managua en Febrero del año 83. Yo venía de Canadá. Nelson venía de Chile. No creo que haya estado en Panamá, pero si creo estuvo en Cuba. 
Había un companero que venía de Francia, René. Él había sido uno de los marinos torturados antes del 11. Había un compañero que venía de Cuba cuyo nombre no recuerdo, y Memo que había participado en el primer contingente, y que era el encargado de nuestro grupo. Todos, por supuesto, miembros del Mapu.
Después de unos meses, el compañero que venía de Cuba comenzó a darle nostalgia. Finalmente se decidió volver para estar con su familia.
En Managua estabamos en la casa de un economista del partido que trabajaba con el gobierno. Esta era una casa grande en las faldas del cerro donde se encontraban las letras del FSLN que se veian de kilometros de distancia. Se dice que durante la guerra de liberación los compas ponían las letras en la noche. Durante el dia, la guardia las desbarataba, pero en la noche los compass las volvian a arreglar. Esto era en el barrio “Las Piedrecitas”. La casa pertenecía a ricachones que salieron de prisa cuando los Sandinistas se tomaron el gobierno. No sé si el compañero de la casa la compró o la arrendaba. En la casa vivíamos como gitanos, porque no solo eramos los del contingente, sino que había otros miembros del Mapu, entre ellos un compañero que era voluntario de las milicias Sandinistas, que eran el grueso de las tropas que salian por meses a vivir en la montaña y combatir a la Contra.
Viviamos como colectivo, compartiendo todas las tareas, y nos turnabamos para preparar la comida.
Nelson y yo eramos los que mas compartiamos en el grupo, aunque pasabamos peleando porque a Nelson le gustaba discutir, pero saliamos a recorrer todo Managua, y a veces todo el grupo íbamos a la playa de un lago cercano, que era un balneareo de la burguesía antes del triunfo Sandinista, y entonces fue transformado en balneareo popular y establecieron locomoción colectiva al mismo. Tambien Nelson y yo luchabamos a menudo porque a los 2 nos gustaba.
Se suponía que íbamos a esperar unas semanas, y despues salir a los frentes de guerra en El Salvador, pero hubo un serio acontecimiento que demoró nuestra partida por muchos meses.
Una tarde, al anochecer, nos estabamos relajando, cuando entra un fulano con un saco, como los sacos de papas. Memo lo saludó. El gallo recorrio toda la casa, despues entró un grupo todos con sacos. Sacaron AK-47 de los sacos, y ocuparon todos los rincones de la casa, y ahi entra el comandante Marcial al que reconoci inmediatamente por las fotos. Conversó con nosotros como por media hora, y nos dio gracias por nuestro internacionalismo y solidaridad. Después salió. Al día siguiente salió a Libia.
2 dias después escuchamos la tragedia. La comandante Ana Maria había sido asesinada la noche anterior de más de 80 puñaladas en una casa que estaba solo como a 3 cuadras de la nuestra. Toda la gente y la prensa especulaba que era un golpe de la CIA o de la Contra, o de los dos.
Como a la semana regresa Marcial a Nicaragua, y ahi nos enteramos de su muerte. No lo sabíamos en ese tiempo, pero todos los canales de salida y entrada se bloquearon porque las FPL tuvieron que comenzar a meter y sacar cuadros par contrarrestar la crisis. Estos canales eran difilicimos de desarrollar. Tenían canales que funcionaban a través del aeropuerto de San Salvador, el mas dificil y peligroso, otros a traves de Guatemala, usando el transporte colectivo entre los 2 paises, muy peligroso tambien (asi salí yo), y otros a través de Honduras, estos eran a pie, desde las montañas de Honduras hasta la zona semi-liberada de Chalatenango. Este era algo más seguro, pero sumamente agotador, porque había que hacerlo en una noche (Nelson y yo lo hicimos en 16 horas, y llegamos mas muertos que vivos). Las Fs mandaban celulas a construir estos canales, y eran activadas cuando otros canales caían en manos del enemigo, lo que pasaba constantemente.
Así es que estuvimos 8 meses esperando en Managua. Un día Nelson y yo fuimos a visitar la ciudad de Masaya. En el camino visitamos el zoológico, y un volcán activo (en el cual se dice los esbirros de Somoza arrojaban a los compañeros vivos desde helicópteros). En el zoológico Nelson me dice "mira Rodrigo ( mi seudonimo en ese tiempo ), te voy a mostrar algo". Habían algunos animales que se les mantenía sueltos, y que caminaban entre los visitantes. Me mostró un tapir. "Mira" me dijo, y se puso a rascarle la barriga. El animal se desplomo como saco de papas, con gruñidos de placer. "Yo sabía" me dijo. "Es igual que los chanchos. tiene que ser de la misma familia". Yo no encontraba de donde el podía ver la similitud, pero estaba en lo correcto. lo averiguamos posteriormente y son de la misma familia. Tampoco tenía idea de que los chanchos respondieran de esta manera a los rasquidos de barriga. Me quedé pasmado.
Nelson tenía experiencia militar. Yo era analfabeto en el tema. No sé si hizo el servicio militar, o tuvo otro tipo de entrenamiento.
Por ese tiempo se dio la crisis del partido. Comenzamos a discutir. Vino Garreton a vernos y tratar de convencernos de quedarnos con su sector, pero sin resultados. Cuando tomamos una decision, fue unanime. Nos quedamos con Lautaro.
Finalemente, un día, las Fs nos dan la orden de "acuartelarnos". Nos tuvimos que ir a una casa de seguridad de las Fs en Managua. Fue como que nos dejaran caer un balde de agua fría mientras estábamos descansando al sol. Nos habiamos acostumbrado a la libertad, a socializar con los círculos pro-revolucionarios e internacionalistas de Managua, y a turistear. Además de que lo que recibíamos de financiamiento y la cooperación del dueño de casa, y los otros compañeros que tenían trabajo, teníamos una dieta bastante decente. De pronto nos encontramos en una casa con gente de transito de las Fs. Teníamos que estar en una pequeña pieza solos, sin radio ni televisión. Nelson en una pieza, y yo en otra, y aislados del resto de los residentes. Las pocas veces que salíamos era a buscar la comida, y teníamos que regresar a comerla solos a nuestras piezas. También salíamos a usar el baño. Cada vez que salíamos era con una capucha en la cabeza para no reconocernos. Nuestra primera comida fue el desayuno: tortillas con porotos (no es la tortilla chilena con huevos, sino una tortilla de maíz, sin sal ni manteca ni nada). El almuerzo : tortillas con porotos, la cena : tortillas con porotos. Esa casa fue un pequeño adelanto de lo que nos esperaba en los frentes.
Después nos entregan los pasaportes con los que teníamos que salir de Nicaragua. Descubrimos con asombro que no tenían el timbre de entrada a Nicaragua. Yo tenía un pasaporte canadiense como profesor y turista. Nelson tenía pasaporte como un comerciante costarricence. Se lo dijimos a la compañera encargada de la casa. Nos dijo que no nos alarmaramos, que todo estaba arreglado. Nelson y yo nos miramos con cara de preocupación. Hay que recordar que el frente Sandinista se encontraba en ese momento enfrentando una dura agresión gringa, en manos de la Contra, y que Managua por ese entonces se encontraba hirviendo de espías y terroristas contra-revolucionarios (como estaba Chile antes del golpe, pero peor porque habia guerra abierta).

Jueves, 23 de junio de 2016.

Compartir