Anécdota del movimiento social popular, los años previos al conflicto armado

Mujeres campesinas con sandalias de hule y hombres con botas de hule seguían exigiendo mejores salarios y tierras para trabajar.

En la memoria se recuerda que fue antes que los guardias naciopatronales, encubiertos de Escuadrones de la Muerte, asesinaran al padre Rutilio Grande en marzo del 77.

La organización de FECCAS-UTC se expandía como incendio en los valles de los paupérrimos y en los sobre-explotados caseríos cañeros de Aguilares-El Paisnal hasta la zona occidental. Siempre fueron las mismas exigencias desde las cabañas de bahareque con piso de tierra y de las humazones con luz de candil.

En uno de esos días, la lucha campesina asomó a Quezaltepeque. FECCAS-UTC había organizado una marcha de exigencia en esa cabecera municipal. Al frente iba parte de la Dirección Nacional campesina. Allí estaba Apolinario Serrano, Polín, Secretario General; Numas Escobar, responsable de formación política; y, Marciano Meléndez, Chanito, responsable de seguridad de FECCAS-UTC.

En toda la zona rural centro-norte del país empezaba a hacer ebullición la conciencia y la protesta del pobretariado.

Pero en la marcha, los policías municipales de Quezaltepeque capturaron a varios campesinos y los llevaron brutalmente a las bartolinas de la Alcaldía. Allí los encerraron en el recién construido edificio de tres plantas en la época de “conciliación nacional”.

Cuando las capturas sucedieron, los manifestantes de la pequeña marcha se ahuevaron un poco. Hubo desparpajo y dispersión, y fue entonces que Polín agarró el megáfono y empezó a arengar y a arengar. Y la gente se levantó y se metieron al edificio a liberar a los compañeros, recuerda Quique.

Neto recuerda las palabras tajantes de Polín por el alto-parlante: “No nos vamos a ir de aquí hasta que no liberen a nuestros compañeros presos”.

Entonces Polín organiza a toda la gente que ya estaba. Es decir, se había desmovilizado un poquito la gente. Polín la reúne y les dice que no nos vamos de acá hasta que liberen a los campesinos, a los compañeros, que habían sido capturados. Y se hace un mitin frente a la Alcaldía… y los policías del otro lado. Entonces se decide delegar a un par de compañeros como mediadores y entonces hay un intercambio. Y se fueron hacia dentro de la Alcaldía… y no se logra obtener ningún resultado.

Salida de las canteras de Rutilio Grande en El Paisnal, La Ticha, como era conocida, fue el prototipo de la nueva mujer que surgió durante la guerra revolucionaria: inmensamente capaz, inteligente, aguerrida, humilde y siempre sonriente, lista para el liderato. Junto a Polín y a su esposo, Felix Garcia Grande, construyeron las bases de lo que constituyo la Federación de Trabajadores del Campo, (F.T.C.), piedra angular del Bloque Popular Revolucionario (B.P.R.), y junto a ellos fue tambien asesinada, por un reten conjunto de las odiosas ex-Guardia Nacional y Policia de Hacienda, y la criminal FF.AA., que los detuvo a la altura del Cuartel de Caballeria, carretera que de Santa Ana conduce a San Salvador, el 29 de Septiembre de 1979.

Entonces allí es donde alguien me dijo que esa fue la primera operación propiamente de las Milicias Populares. Allí nacieron como las milicias de autodefensa... Y se decide que la gente iba a irrumpir. Allí estaba Numas, estaba Ticha (Patricia Puertas), Félix, Chanito y Tamba Aragón. Ellos eran los que estaban allí en ese momentito. La gente se fue hacia la Alcaldía… e irrumpió. Hubieron unos balazos adentro y la gente tuvo que retrasarse. Entonces, siempre estando frente a la Alcaldía, se decide entrar con armas…

De repente vi… ¿y de dónde salieron los cuetes hijosdeputa? Para mí era una experiencia nuevísima… impresionante, recuerda Neto. Numas sacó un gran cuetón y estaba como apostado, porque ya habían vergazos. Como parapetados, así estábamos. Entonces Chanito dice: vos vas a entrar acá… puta decía yo ¿Y qué pasa aquí? Y de repente entraron…

Se oían los pijazos allá dentro… pom, pom, pom… y gran desvergue. Los compañeros llegaron y retrasaron a los policías a puros plomazos, entre ellos Numas… ¡A pura verga! Entonces todos los policías se fueron hasta el fondo de la Alcaldía, donde estaban los compañeros. Allí los toparon, allí los soltaron.

Yo no sé cuántos heridos o muertos hubieron allí, no me acuerdo, pero lo que sí me recuerdo es que cuando salen con los compañeros presos y los que entraron sucede un gran júbilo. Y entonces, la gente empieza a zamparse, a irrumpir, espontáneo, pura espontaneidad. La gente entró a la Alcaldía y subieron al tercer piso y de repente empiezan a lanzar todo desde arriba…

Todo fue allí muy espontáneo, muy espontáneo. Rápido, pero puso a prueba por primera vez las autodefensas de las actividades populares, fue muy significativo lo que sucedió allí, porque no fue algo planeado. Y allí estaba Polín y Chanito, al frente de eso.

Si no me equivoco fue la primera vez que Polín ocupó aquella onda de “Libertad, libertad, libertad”, dice Quique. Y Neto confirmó: Allí surge esa consigna. Él fue el que empezó con eso y toda la gente empezó a responderle. Esa consigna allí nace.

ChanitoDe esa actividad, en todos los colectivos del Bloque y de las FPL, se informó y se evaluó. Era obligación hablar sobre esa experiencia porque se produce prácticamente una acción insurreccional espontánea de la gente por liberar a los compañeros capturados.

Felipe Ardillo, dice Julio Jacinto que le contó que resulta que toda la gente ha agarrado, a pata, desde Quezaltepeque hasta Aguilares, cañal adentro. O sea, la orden era que nadie se va en bus, por los retenes militares en la calle. Todos nos vamos juntos, dijo Polín. ¿Imagináte vos ese vergo de gente volando pata desde Quezalte hasta Aguilares?

Siendo de la Dirección Ejecutiva Nacional de la Federación de Trabajadores del Campo, FTC, Chanito, Marciano Meléndez, fue capturado y desaparecido en febrero de 1979. A finales de abril de ese año capturan y desaparecen también a Oscar López de la Unión de Pobladores de Tugurios, UPT, y a Numas Escobar de la Dirección Nacional del BPR.

Los tres siguen siendo parte de los miles de torturados y desaparecidos por el gobierno militar del PCN. El BPR impulsó la fuerte jornada de “Mayo Heroico” para liberarlos y la dictadura solo soltó a Facundo Guardado, secretario general del BPR y a Ricardo Mena, secretario general del FUR-30 de la UCA. A los otros tres dirigentes populares, nunca los entregaron y hoy (2013) siguen en calidad de desaparecidos políticos en El Salvador.

BPR: libertad para Facundo, Numas, Oscar y Marciano

Compartir