Homenaje dedicado a los mártires masacrados por los cuerpos represivos en la casa de retiros EL DESPERTAR, y yo me siento honrado y satisfecho de haber hecho este aporte, el cual consideran ustedes que es muy valioso, y lo tenía guardado desde hace mucho tiempo, yo les estoy muy agradecido por la importancia y tiempo que le han dedicado,,, el mérito es para el pueblo compañeros, para aquellos que ofrendaron sus vidas por la causa revolucionaria, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE". 

  • Padre. Octavio Ortiz Luna
  • Jorge A. Gómez
  • Roberto A. Orellana
  • Ángel Morales
  • David Caballero (Un sacerdote y cuatro jóvenes catequistas)

El sábado 20 de enero de 1979, fueron masacrados en una casa de retiros para grupos cristianos denominada “El Despertar”, en San Antonio Abad, departamento de San Salvador.

Cada 20 de enero, recordamos a los mártires de El Despertar y exijimos al gobierno reparación a las víctimas. Fin a la Impunidad en El Salvador.

No puedo omitir, las noticias que se han omitido las podrán seguir escuchando en nuestros medios de comunicación social, un hecho que nos congrega aquí, de la plenitud de la vida de nuestra Arquidiócesis: El caso sangriento y doloroso de Octavio Ortíz Luna.

Monseñor Romero, misa dedicada al Pdre. Octavio Ortíz Luna y a los cuatro jóvenes asesinados.

EL DESPERTAR

Testimonio casa de retiro El Despertar

Testimonio San Antonio Abad

 

Señor ten piedad

Señor ten piedad de nosotros

Masacre en El Despertar

Octavio Profeta y Amigo

 

Agredecimientos:
Agradecemos la cooperación y solidaridad de José Roberto Moran, su entusiasmo y su compromiso revolucionario. Gracias por compartir tan valioso material audio.
Si alguna persona tiene sugerencias, conoce o posee otro material que considera debería estar en esta página, agradecemos nos escriba a: info@marcialteniarazon.org

Plática con un camarógrafo de televisión

¿Y atestiguaste muchos abusos?

Algunos. No sé si te acordás de una masacre que hubo en una casa de retiro en San Antonio Abad. Se llamaba El Despertar y detectaron que era un centro de adiestramiento militar de la guerrilla. Entonces, D’Aubuisson era el jefe de la policía secreta y como a las 10:00 p.m. aporrearon la puerta de la casa de mi mamá y yo pensé que era un rastrillo, en los que te llegaban a traer la guardia y nunca regresabas. Un guardia dijo que buscaban a Carlos Santamaría porque lo mandaba Guillermo De León. Le pregunté qué sucedía y me dijo que De León me ordenaba irme con ellos, que pasara por Teleprensa a sacar cámara y película porque me iba a ir con ellos.

Me fui a Teleprensa y luego a la vieja Casa Presidencial, donde estaban planificando el ataque en la madrugada a esa casa y a una casa de playa en el Majahual. Ahí estaba D’Aubuisson y me dijo: “Todo lo que oigás y veás, nada. ¿Verdad?”. Nada, le dije. Luego me dijeron que me iba a ir con ellos; que tendría a un soldado a la par siempre y que cinta que se acababa cinta que tenía que entregarle a la guardia. Ahí estábamos a las 4:00 a.m. esperando la señal, que iba a ser un cohete de vara, pero el traqueteo empezó antes. 

Cuando me metieron a la casa, empecé a ver el pijo de muertos… cipotes que habían intentado huir tirados en los techos… y estaban revisando todos los hoyos porque había algunos que se escondieron ahí. Pero mirá mano, en mi vida jamás había visto cómo a culatazos podés matar a alguien en menos de un minuto. No jodás, les daban con todo y les dejaban la cara deshecha; y yo grabando, y entregando la cinta después. Eso fue de lo más crudo que vi y era algo que no podías andar diciendo que lo habías visto. Al final, ellos le dieron a De León lo que quisieron, sólo lo que les favorecía. Y a mí me tocaba quedarme callado.

¿Cómo lidias con esos recuerdos? ¿Siempre te impactó ver a un muerto?

Al principio. Después como que lo ves normal, te curtís. Por que en ese tiempo los veías seguido calle al aeropuerto… lo primero bien fuerte que vi fue unos descabezados en el puente de Hamaca por la colonia San Antonio, en Apopa. Ahí estaba una cabeza, casi arrancada como si no tuviera filo el corvo o el machete con el que le dieron. Cuando llegó el juez a desguindarla y la agarró del pelo, se abrió como si fuera un acordeón. ¡Puta!, eso sí me impactó. 

¿Cómo lidias con ese impacto? ¿No pensaste que te podías quedar loco?
Loco no. En el momento no sentía nada.

Pero todas esas cosas te las ibas tragando y hay que ver cómo se sacan.

Así es, lo he sacado platicando mucho con la gente, con los cipotes con los que trabajo día a día. A este (señala a su compañero de equipo que lo espera en el carro para irse a una cobertura) me lo pusieron para ir a Nicaragua y fuimos y venimos y no terminé de contarle mis historias. Quizás así es cómo me desahogo. Pero, no sé… lo único anormal que sentía después de cada volada era ese temblor.

¿Y te lo quitabas con un par de tapis?

Sí, es que sentía que ya platicando y todo ya me sentía más tranquilo. Entonces, De León preguntaba por mí y le decían que andaba enfrente en El Alcazar o El Chico. Y él decía que me dejaran ahí tranquilo. (Plática con Carlos "El Chele" Santamaria, camarografo de television: "Estoy vivo porque no quise ser heroe ni martir" Por Rodrigo Baires y Carlos Dada. Fuente: elfaro.net).

Otros enlaces:

Joven estudiante catequistaJoven estudiante catequista

Joven estudiante catequistaJoven estudiante catequista

Joven estudiante catequista

Compartir