El 16 de marzo de 1984, es asesinado el fotógrafo, periodista y corresponsal de guerra John Hoagland de 36 años de edad, en Suchitoto. Originario de San Diego, California, E.U. John Hoagland, cubrió los conflictos en El Líbano, Nicaragua y El Salvador y trabajaba para la revista Newsweek. Me permito compartirles del libro “A los que ya no están”, la siguiente memoria:

Al igual que muchos periodistas extranjeros, John “El Chele” Hoagland, llegó a El Salvador en agosto de 1980 en búsqueda de noticias, venía de cubrir la guerra civil en Nicaragua y con buen ojo, buscaba desarrollar su trabajo en un lugar donde se gestaba el largo conflicto.
En su primera semana en el país, le golpeó la cruda realidad. Cubriendo un enfrentamiento cerca del Centro de Gobierno, a su lado y al del colega Raúl Beltrán, era herido de muerte el periodista mexicano Ignacio Rodríguez Terrazas.
“El Chele” sintió el fallecimiento de Nacho y no porque fueran amigos, sino por el dolor de sentirse tan indefenso ante la muerte.
John estaba cuando murió Nacho, cuando murió Ian Mates fue uno de los sobrevivientes junto a la también fotógrafa estadounidense Susan Meiselas. A veces el mismo dejaba constancia de eso cuando nos invitaba a trabajar juntos en el campo.
Como fotógrafo de la Agencia United Press International (UPI), sobrevivió a intensos combates y cubrió gran parte de la guerra. A finales de 1983 se fue a Beirut a cubrir los sangrientos sucesos en ese país, esta vez trabajando para la revista estadounidense Newsweek. Contaba que ahí había pasado semanas enteras en refugios contra bombardeos y pese a lo duro de los combates, no sacó ni un rasguño.
Luego volvió a El Salvador, se sentía identificado con el país, con su gente y sobre todo con una guapa mujer con quien contrajo matrimonio. Era serio pero juguetón. Un detalle de su personalidad fue en una ocasión en que la guerrilla había atacado posiciones militares en Suchitoto y un grupo de soldados venían huyendo de los fuertes combates y traían consigo los heridos, uno de ellos de bastante gravedad.
Con Iván se detuvieron para hacer la foto, aunque esta era una de alto riesgo pues se presumía que la guerrilla se encontraba cerca. Un soldado se acercó y le suplicó que sacaran de la zona al soldado herido y John, aunque tenía interés en ayudar, le respondió que era prohibido para la prensa transportar soldados o guerrilleros heridos, pero preguntó donde se encontraba el superior y lo mandó a buscar.
Cuando el sargento llegó, también suplicó a John que sacara al herido y Hoagland respondió: “Si tú me lo ordenas sacamos al herido, pero tiene que ser una orden”. El oficial volvió a suplicar. “Esa no es una orden, tenés que ordenarlo como cuando estás en un retén y decís: aquí no pasan es una orden”, dijo John.
El sargento exclamó: “Les ordeno que por favor saquen este herido” y John que no quedo satisfecho, le reiteró que lo ordenara de verdad, hasta que el oficial dijo: “Les ordeno sacar este herido y llevarlo a la Fuerza Aérea”. De inmediato John le dijo a Iván: “saquemos urgente a este herido, yo manejo y tu sacas la bandera blanca”. Previo a las elecciones de 1984, Hoagland había manifestado su seguridad de no cubrir los combates en el campo y que después de Beirut, prefería trabajar en la capital. No atendíó su seguridad y se fue a encontrar la muerte en una carretera que había transitado mil veces: La famosa calle a Suchitoto. Su cuerpo se lo llevaron a su país natal, pero su recuerdo, su risa y su profesionalismo aún se encuentran entre nosotros. NOTA: Elaborado por Montesinos/A. Cabrera/A. Barrera.

"El tiempo pasa.. y los duros recuerdos de la guerra permanecen en aquellos que la vivimos como periodistas. En las elecciones presidenciales del 19 de marzo de 1989 murieron tres periodistas: Roberto Navas, salvadoreño, Mauricio Pineda, salvadoreño, camarógrafo de Cabal 12 y Coronel Lagrouw, Holanda, camarógrafo de Ikon." Iván Montecinos

 John Hoagland

Compartir