Se les denominaba con el mote de “los Defensas Civiles”, "la Comisión", “los Patrulleros”, “la Descalza”, “la Chuñuda”, “la Escolta” o simplemente “los Chanekes”; todos provenientes de las familias mas pobres del país, pero con una clara y definida ideología de carácter derechista, inculcada por la clase política y pudiente aliada con la capa militarista existente en nuestro país antes y durante el conflicto armado que El Salvador sufrió a finales del siglo pasado.  

Frescos están los recuerdos que revolotean en las mentes de todos aquellos jóvenes de las décadas de los años 60-70, en que los paramilitares pertenecientes a esos grupos que de cierta forma infundían respeto y eran temidos por los delincuentes, día tras día, pero en especial los fines de semana, en cuadrillas compuestos por cerca de 15 elementos, armados solamente con sus guarizamas (corvos). patrullaban nuestra ciudad con el fin de prevenir actos vandálicos o desórdenes públicos por mas de algún trasnochado borrachito, todos bajo el mando del Comandante local, cargo que generalmente era encomendado a un militar con grado y jinetas de Sargento.- Frescos también se encuentran nuestros recuerdos de cuando el ejército nacional necesitaba engrosar sus filas con mas elementos y, los Chanekes eran los encargados de llevar a cavo la “reclutada” que consistía en capturar a todo joven que encontraban en la calle para luego llevarlo a los distintos cuarteles del país para que cumplieran con el servicio militar durante un año que en esa época, constitucionalmente era obligatorio para todos los salvadoreños que cumplieran 18 años de edad.- Sin nada de vergüenza recuerdo que durante formé parte del Cuepo de Voluntarios Socorristas de Cruz Roja Salvadoreña, en cierta oportunidad para evitar ser reclutado, me enyesé uno de mis brazos para aparentar estar lisiado, recordando además, que gracias a oportunas intervenciones ante el Comandante Local de Aguilares y ante el Comandante de la Primera Brigada de Infantería de San Salvador, (Cuartel San Carlos) logré salvar a muchos cipotes en ese entonces Socorristas de Cruz Roja de Aguilares para que no fueran obligados a prestar su servicio militar obligatorio, entre Ellos a un vigente Subcomisionado de la PNC destacado en la zona paracentral del país, y a un destacado Socorrista-Montañista que ahora es un destacado instructor en la American Red Cross.- En el caso de nuestra ciudad de Aguilares, muchos recordamos a prominentes miembros del batallón de Chanekes que mas de alguna guinda nos hicieron dar cuando andaban patrullando por las distintas calles y avenidas en busca de potenciales reclutas militares; recuerdo a don Domingo Calderón, Juan Duque, Jesús “Gancho”, el “Raizón”, Hernán “Pirata”, y muchos mas cuyos nombres se me escapan.- Ya durante el conflicto armado todo cambió, pues de ser folclóricos personajes encargados de darle seguridad a sus pueblos y de encargarse a capturar jóvenes para proveer de elementos a los distintos cuarteles militares del país, los Chanekes se convirtieron en una fuerza paramilitar a la que se le denominó “Defensa Civil Patriótica” que directa o indirectamente, participó en la lucha contrarrevolucionaria imperante desde mediados de los años setenta, convirtiéndose en una fuente de información para la inteligencia del estado.- “De conformidad a mis investigaciones, los Chanekes como grupo, se originaron gracias a la idea de un famoso militar de antaño y héroe de la Guerra de las Cien Horas de 1969 de El Salvador contra la República de Honduras, a quien se le conocía como el “Chele Medrano” quien en ese entonces fungía en su calidad de Director de la extinta Guardia Nacional de El Salvador, y que con auspicios del entonces poderoso y principal partido político del país (PCN) y las poderosas clases dominantes salvadoreñas, fundó la organización primeramente conocida con el nombre de ORDEN (Organización Demócrata Nacionalista) que comenzó a aglutinar a todos aquellos personajes con vocación a convertirse en Chanekes.- Fue con la llegada del entonces Coronel Juan Orlando Zepeda a la Comandancia de la Primera Brigada de Infantería, mejor conocido como “Cuartel San Carlos”, que los pertenecientes a estos grupos de Chanekes, comenzaron a recibir entrenamiento y armas para defender sus viviendas o negocios, y desde ese entonces se les comenzó a llamar a estos grupos paramilitares “Defensas Civiles Patrióticas” a quienes a partir de ese momento se les capacitó en guerra psicológica y en operaciones de inteligencia y entre sus operaciones estaban la de realizar misiones militares de patrullajes _ya no solamente en los fines de semana o días festivos_ sino de forma permanentemente, que incluían cateos de viviendas, instalación de retenes vehiculares y registro de personas, ejerciendo operaciones "encubiertas" con armamento de la Primera Brigada de Infantería y vehículos nacionales y particulares”.- Ya a este entonces y para efectos militares, a esa organización paramilitar se le comenzó a llamar “Servicio Territorial Salvadoreño”.

Los indomables y famosos chanekes“Para poder ingresar a un grupo de la Defensa Civil Patriótica, cada candidato era llevado por un miembro activo y luego se le practicaba una prueba denominada “DHP” (Directorio de Historia Personal) a cargo de un especialista de inteligencia militar.- A él se le informaba sobre el pasado y presente, historial familiar, amigos y enemigos.- Información que era investigada hasta que daban el visto bueno y la credencial como miembro de esa organización.- Luego se realizaba un "Curso Básico de infantería" que era impartido por Sargentos de los Batallones de Reacción Inmediata de la época y se les entregaba armamento propiedad de la Fuerza Armada de El Salvador, como los fusiles Checos, carabinas M 9, fusiles estadounidenses M-14 y M-16; además de los fusiles alemanes G-3, como las norteamericanas granadas de humo y explosivas, entre otros.

La mayoría de personajes pertenecientes a las Defensas Civiles Patrióticas, son considerados por algunos como sencillos campesinos y auténticos patriotas, que defendieron a nuestro país de las garras del comunismo enquistado en los diferentes grupos insurgentes revolucionarios que a finales del siglo pasado, lucharon por erradicar en El Salvador, un pasado de injusticias sociales y de explotación de las clases pudientes en contra de los mas desposeídos.- Mientras tanto, para muchos otros salvadoreños, no fueron mas que, elementos paranoicos que conminados por fuerzas superiores en cultura y poder militar y económico, participaron en crueles asesinatos de muchos salvadoreños a quienes marcaron en sus listas negras, acusándolos de ser “comunistas subversivos” o simplemente simpatizantes de Monseñor Romero o el padre Rutilio Grande, o de los diferentes grupos revolucionarios de la época.

Guillermo Valle | 4 de diciembre de 2018.

Compartir