Comparto esta nota que en un aniversario del fallecimiento del doctor Ungo redacté pensando en el olvido de estos líderes que tanto aportaron a su patria, necesario recordar para reivindicar su historia.

En el marco del 22 aniversario del fallecimiento del Doctor Guillermo Manuel Ungo, resulta propicio referirse al libro “Guillermo Manuel Ungo. Una vida por la democracia y la paz.” Editado y presentado por la fundación que lleva su nombre, en el mes de julio del año recién pasado; el libro en mención fue escrito por el reconocido historiador salvadoreño Roberto Turcios, quien nos lleva a través de la lectura a reconocer la validez del título: “Una vida por la democracia y la paz“.

El libro reseña que hace más de cincuenta años, tras un golpe de estado (26 de octubre del año 1960) fue depuesto el presidente Lemus y que la junta de gobierno surgida a raíz de ese hecho, estuvo integrada por el Doctor Fabio Castillo Figueroa. La Junta de Gobierno, designó el 21 de diciembre de ese mismo año a tres personas, entre ellos al Doctor Guillermo Ungo para integrar el organismo electoral que haría realidad la promesa de la Junta de Gobierno de realizar elecciones libres. El Doctor Ungo hace así su incursión en un tema con el cual se vincularía hasta la etapa final de su vida.

34 días y un nuevo golpe militar (25 de enero de 1961) cierra la apertura democrática, pero la vida del Doctor Ungo y las elecciones en El Salvador , van a entrelazarse convirtiéndose en el método, el instrumento al que más recurriría para realizar cambios a aquel régimen de dictadura militar. Así lo encontramos como candidato a vicepresidente en las elecciones de 1972, bajo la bandera de La Unión Nacional Opositora (UNO) ganándolas por el voto mayoritario, perdiéndolas por el fraude, obligado a salir junto a otros al exilio para acallar las voces y las acciones de protesta en contra de dicho fraude electoral.

El libro también nos recuerda al catedrático, al investigador social de la UCA, al formador de opinión sobre la realidad nacional, luego nos presenta al representante de Foro Popular en la primera junta de gobierno tras el golpe con el que los militares derrocaron al presidente Humberto Romero el 15 de Octubre de 1979 y también nos relata la firmeza de este demócrata al renunciar de esta, cuando mostró ser más de lo mismo. Resulta oportuno traer a cuenta algunas de las expresiones públicas del Doctor Ungo, entre estas:

“En El Salvador la democracia es subversiva” y la que se encuentra escrita sobre su tumba “no se puede ser demócrata sin ser revolucionario, ni revolucionario sin ser demócrata.”

Leyendo la biografía hay un dato revelador sobre lo arraigado de sus convicciones, la tesis de graduación que presentó a la Universidad de El Salvador en el año 1963 y que fuera distinguida con mención honorÍfica y premio por parte del jurado calificador, se titula “La evolución contemporánea del derecho y la teoría del abuso del derecho“, Seguramente la temática tiene vigencia para nuestro tiempo.

Volviendo al tema electoral y a la vida por la democracia, el Doctor Ungo, cuando la realidad político social del país lo demandó, se pronunció en contra de las elecciones, las calificó de “Elecciones de la derecha para la derecha”, ubicó ese instrumento de la democracia en el contexto histórico en que se producía, lo que merece destacarse es esa conducta de firmeza para decir, las elecciones no son un fin, se convierten en un medio para democratizar y en esto habló con el ejemplo: el Doctor Ungo, el político, quien no buscaba a cualquier costo obtener cargos públicos, así fuera este el de la primera magistratura.

Año de 1988, nuevas elecciones presidenciales con la guerra que vivía El Salvador como telón de fondo el Doctor Guillermo Ungo se presenta como el candidato de la coalición Convergencia Democrática y encabeza a finales de ese año y principio del 89 una campaña electoral atípica y contradictoria, ya que esta vez participar en elecciones, no es ganar para obtener una sumatoria de votos, hoy, en 1988-1989, la apuesta era ganar la paz, poniendo en la agenda electoral la solución política negociada a casi diez años de guerra.

Trabajar por la paz en El Salvador fue un empeño grande de este patriota quien recorrió buena parte del mundo buscando apoyos para la lucha de un pueblo decidido a cambiar la dictadura por la democracia y la guerra por la paz por con justicia social y libertad de decidir sobre su futuro.

En el 22 aniversario de su partida física, el libro sobre el Doctor Guillermo Manuel Ungo, nos ayuda a conocerle como lo sugiere en la página 34, su autor, Roberto Turcios cuando dice: “El esfuerzo de este trabajo se dirige al rescate de la trayectoria de una personalidad en estrecha sintonía con los altos y bajos del proceso democrático y revolucionario, no para darle forma a una estatua, sino para exponer los perfiles de una estatura política forjada en los vaivenes del proceso histórico“.

En memoria del Dr. Guillermo Manuel Ungo, en su 22 aniversario.

Guillermo Manuel Ungo (San Salvador, El Salvador, 3 de septiembre de 1931 - Ciudad de México, 28 de febrero de 1991)

Compartir