1 de Abril, aniversario de las FPL  

Que te digo mi hermano
A mis 16 añitos, ( cuando pase a la clandestinidad en 1979 )
las cosas se miraban de esa manera radical
en que la dictadura militar reprimiendo
era la responsable de nuestra tragedia
y ya no quedaban opciones mas justas que la guerra
mencionando la masacre por la protesta de Duarte
y la farsa del Golpe de Octubre y la Junta.
entre las tantas otras referencias antidemocráticas

Mis compañeros y yo, estudiantes de San Salvador
subversivos apasionados, Marxista Leninista Inspirados
admiradores de los cuadernos de Ho Chi Minh
lectores de " El Capital" y Secuestro y Capucha
la poesía de Roque Dalton o Ernesto Cardenal
coro de cantores haciendo la segunda
a Mejía Godoy, Violeta Parra, Silvio Rodríguez
Los Guaraguao y hasta Serrat.

Que te digo mi compa,
eramos mitad niños y mitad hombres
soñando con un mundo mejor
junto con los obreros en las fabricas
junto con los campesinos en las iglesias
autodefensas en cada actividad

Mis compas, intelectuales natos,
capacitados para hacer un análisis de la coyuntura
sin perder detalle, y concluir
que pronto la guerra se nos volvería realidad
y mataron a Monseñor
Nos fuimos para el monte, nos fuimos obligados por los escuadrones
por nuestro delito de solidaridad.

Socialistas si, religiosos también
Que dificil la historia sin los del MERS
hubo felipitos seminaristas
otros progresistas venidos de las comunidades cristianas
convencidos en la misa campesina
seguros de que si Cristo existiera en ese momento
de seguro se volvería guerrillero como nosotros
y es que la vida en el monte fue lo máximo un paraíso en hermandad y solidaridad
que solo nosotros entendemos
si tan solo no hubiera sido guerra.

Los Felipitos, eramos el "hombre nuevo" en pleno desarrollo
disciplinados,
fieles,
autocríticos,
místicos revolucionarios que aplicamos al pie de la letra
todas las normas establecidas en las bases estatutarias
algunos tiramos un tiro antes de recibir un beso de novi@
otros han muerto vírgenes y felices de morir por el pueblo

Y crecimos
eramos los hijos de la orga
orgullosos felipitos de mirada tierna
frente limpia
y voluntad de heroes
los mas grandes que la patria ha tenido.

Y evolucionamos, los sobrevivientes
hemos tenido el tiempo para pensar millones de veces
la misma historia, los mismo hechos
y cada vez hacemos conclusiones distintas
a la luz de lo que seguimos aprendiendo
y eso es bueno.

En el pecho no nos cabe el orgullo
hicimos lo que teníamos que hacer
el tiempo pasa
algunos, solo algunos como yo,
incorporamos nuevos conceptos
a la ecuación que permite entenderme en mi humanidad
aprendimos de otras fuentes sobre nosotros
y sobre las cosas que hemos vivido
no dejamos de ser revolucionarios
ni izquierdistas
solamente miramos la historia desde la distancia
y nos damos cuenta
de que aun queda mucho por aprender.

La orga, la clandestinidad, la montaña
solo fué un punto de partida.

Abril 1, 2016.

Compartir