Compañeros y compañeras: lamento informarles que el día de ayer falleció la compañera Evenilda Romero (Maribel).  

Para los que conocimos a la compañera Maribel, recordamos a aquella compañera con una convicción solida que no claudicó jamás a las tareas revolucionarias. Hablar de la compañera Maribel (Evenilda) y su esposo Manuel Iraheta (Rómulo), es también recordar a las familias completas en la comunidades eclesiásticas de base, predicando la palabra de Dios y haciéndola verbo y no sustantivo, como lo hiciera Monseñor Romero y que ante la arremetida represión de los escuadrones de la muerte se tuvieron que integrar al movimiento revolucionario y fundar la guerrilla de la zona Jucuarán. 

Hablar de Maribel y Rómulo es hablar de la basta organización del ERP, que le dio cobertura a los desembarcos de armas en lancha por el pacifico desde Nicaragua a lo largo de la costa pacifica, desde La Unión y El Espino. El enemigo detecto tan solo uno de esos desembarcos logísticos por esa zona, sin todas esas armas y explosivos que trajimos para toda la guerrilla del FMLN, hubiese sido imposible impulsar la guerra revolucionaria en este país.

Hablar de la compañera Maribel, es hablar de las Comunidades Eclesiásticas de Base, que fueron los gérmenes de las LP-28 (Ligas Populares 28 de febrero) y el origen de las fuerzas guerrilleras del ERP en la zona de Jucuarán.

La compañera Maribel era la hija mayor de don Pedro Romero y Domitila Hernández, ambos originarios del cantón la Cruz de Jucuarán. La compañera Maribel fue una gran patriota que junto a toda su familia se incorporó por completo a la lucha guerrillera, le aportó a la revolución 3 hijos; Orlando su hijo mayor que cayó combatiendo contra tropas enemigas a los 15 años de edad, también le aportó a sus hijas Mirna y Sandra que se convirtieron en las mejores paramédicas(Brigadistas) y aguerridas combatientes de la BRAZ,que salvaron la vida de decenas de compas heridos en combate. Sus hermanos Olga, Lindonio, Chaparrito, Camilo y Marquitos también fueron combatientes de la BRAZ del frente sur oriental Francisco Sánchez, Olga fue radista estratégica, Maquitos y Camilo combatientes de fuerzas especiales, los tres cayeron en combates contra las tropas títeres del imperialismo, Chaparrito era su hermanito menor y Lindonio era su hermano mayor y fueron asesinados por el ejército, su padre también fue asesinado en la casa comunal de la ciudad de El Tránsito, junto a otros campesinos que llegaron a esa ciudad huyendo de los grandes operativos de tierra arrasada lanzados por las tropas de la dictadura que les quemaron sus casas, sus animales de corral, ganado vacuno y porcino y sus cultivos en esa zona, en esos operativos masacraban todo a su paso, don Pedro buscando como salvar su vida fue buscando ayuda con centenares de ancianos, mujeres y niños y fue asesinado por paramilitares (defensa civil) de El Tránsito en San Miguel, al servicio de los escuadrones de la muerte que operaban con absoluta impunidad a lo largo y ancho de nuestro país.

El aporte que esta gran familia revolucionaria, Romero Hernández, le dio al proceso revolucionario fue muy valioso y nadie les podrá pagar con nada, porque sencillamente no tiene precio. 5 hermanos y su padre entregaron sus vidas en todo el proceso revolucionario. Su esposo el compañero Rómulo, su hija la compañera Mirna y su hermana la compañera Elsy hoy los 3 son lisiadas de guerra, amputadas y heridas en todo sus cuerpos.

La compañera Maribel fue la jefa de los talleres donde se confeccionaban, o se reparaban los uniformes de las fuerzas guerrilleras en la zona de Jucuarán. La compañera Maribel, desde un inicio se destaco con su gran convicción revolucionaria que le permitió soportar el precio mas elevado que todo luchador incansable esta dispuesto a pagar aun a costa de su vida y ella fue de esas muchas mujeres firmes que lucharon toda una vida hasta el final. La compañera Maribel profesó la fe religiosa como lo hizo Monseñor Romero y a mi no me cabe ni la mas pequeña duda que gozó de felicidad con los dos momentos (beatificación y canonización) de Oscar Arnulfo Romero y se nos despidió alegre al poder llegar con vida a esos actos de justicia que se le hizo a Romero.

En la foto quise que la acompañaran 2 de sus hermanos héroes de nuestra lucha, la compañera Olga caída en combates contra comandos del batallón Atonal en el cantón San Felipe de Concepcion Batres Usulután y Marquitos caído en el cerro el Faro en Jucuarán. De sus hijos caídos, así como de sus otros hermanos y de su padre, lamentablemente no poseo fotos de ellos. Su hermano Camilo cayó combatiendo contra tropas de los batallones cazadores de la Tercera Brigada en el cantón San Carlos El Amate del cerro Chaparrastique de San Miguel.

Quiero expresar mi mas grande sentimiento de pena y solidaridad a su madre, esposo, sus hijas, hermanas, sobrinas, sobrinos, nietos y nietas.

Un abrazo gigante a todas y todos.

COMPAÑERA MARIBEL, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

Martes, 30 de octubre 2018.

Compartir