“El Chele David”, así llamamos en Tecoluca al sacerdote católico José David Rodríguez Rivera en la década de los 70, uno de los impulsores del trabajo cristiano de base y de la UTC. Después de los "acuerdos de paz" se convirtió en diputado por el partido FMLN. 

Cuando la crisis en Managua, después de la muerte de los comandantes Ana María y Marcial, el Chele David fue enviado a Managua por la Dirección de las FPL para calmar los ánimos entre los compañeros, en esos momentos la situación a nivel de la Orga estaba bien critica ya que se estaban dando situaciones bien injustas contra compañeros y compañeras consecuentes por el simple hecho de ser leales a Marcial y no aceptar las falsas acusaciones de la dirección en su contra. Esta tarea no fue fácil para David, y hasta recibió puteadas de otros sacerdotes como Benito que merece todo nuestro respeto y aprecio. A David se le acusó de traicionar la revolución y de estar a favor de la nueva dirección corrupta de las FPL. Al mismo tiempo la presencia e intervención del Chele David en algunos casos ayudó a salvar la vida de algunos compañeros de las FPL-FMLN.  

David Rodríguez RiveraLo mismo sucedió poco tiempo después, cuando la purga de combatientes en las filas de las FPL, durante la crisis originada por la dirección de la Orga con Mayo Sibrián. Ante las constantes visitas de la gente que llegaba a suplicarle, Padrecito por favor ayúdeme fíjese que me han matado a mi hijo, a mi esposo, a mi hermano, … me lo han cusado de ser infiltre… Pero usted nos conoce Padre, usted nos conoce desde los inicios cuando comenzamos y quienes hemos sido nosotros, nuestra familia nos organizamos con usted PADRE… jamás hemos sido traidores, jamás traicionaríamos a nuestra sangre derramada... usted sabe que el ejército masacró a nuestros familiares, y por culpa de ellos andamos aquí… y no nos vamos, no vamos a abandonar la lucha hasta que triunfemos contra el enemigo,… El Chele David se vio obligado a escribir una carta a la dirección de las FPL para que pararan la matazón de combatientes; y es que como hemos mencionado, muchas esposas, madres e hijos iban a suplicar al Padre David, y a contar que sus familiares estando en el campamento habían desaparecido de la noche a la mañana o que se los habían matado los “jefes”.

A continuación un testimonio de José Ricardo Villegas:

Efectivamente a David se le delegó la responsabilidad de ser como una especie de intermediario entre los brotes de rebeldía que había en Managua y la dirección de las FPL, David si jugó un papel de mediador desde su posición como sacerdote pero nunca se definió como ser de la linea de Marcial pues una cosa es la parte religiosa y humana y otra la parte ideológica y eso naturalmente le creo problemas con la dirección de la CONIP que tanto Benito como Plazido fueron muy críticos y optaron por continuar la linea revolucionaria de Marcial. David continúa siendo parte de la dirección del FMLN lo que indica claramente por que linea él optó. Así mismo las FPL hicieron esfuerzos de controlar esos brotes rebeldes en Mexico y enviaron a la comandante Susana (Virginia Peña Mendoza) a jugar ese papel "mediador" y tener una ampliada con toda la militancia de las FPL, la ampliada duro 3 días en Cuernavaca que se dividió en 3 partes:

  1. - Análisis Político-Militar del momento y correlación de fuerzas interna y externa.
  2. - Análisis Internacional y el papel político que las masa al interior aplicarían para esta coyuntura.
  3. - Problema Interno Ideológico de las FPL que fue el tema que todos esperábamos, su posición fue bastante vacilante pues en su lenguaje mantenía una posición radical pero tratando de justificar el viraje político que se aplicaría dada que las condiciones internas y externas y las mismas necesidades de la Guerra requerían para dar un paso de mayor acercamiento hacia el FMLN y cambiar muchas consignas, lenguaje y posición en relación a la unidad. Su planteamiento fue políticamente muy bien argumentado y muy finamente elaborado para los cambios estratégicos y de principio que se venían al seno de las FPL. Recuerdo que al final pidió opiniones (Esto claramente para detectar las posiciones rebeldes). Hubo un silencio bastante tenso y solo un miembro se atrevió a opinar con fundamentos políticos e ideológicos su oposición a tal viraje) .

En conclusión tanto David como la comandante Susana tenían una misión muy clara de detectar y medir que tanta influencia había de la Rebeldía que aun en esa época no estaba totalmente coordinada. 


 José Ricardo Villegas, fue sindicalista miembro del BPR-FPL, estuvo en Mexico y fue representante de la FSR en el exterior.

Compartir