Partidos-militares de la década de los 70, creadores e impulsores del movimiento de masas

Conocido como Gerson Martínez, aunque durante sus años de lucha estudiantil utilizó por mucho tiempo el seudónimo de Valentino. Otro seudónimo que utilizó por corto tiempo fue "Mauricio". Su nombre de nacimiento es Manuel Orlando Quinteros Aguilar, nació en San Juan Nonualco Departamento de la Paz, El Salvador. Miembro de la dirección de las Fuerzas Populares de Liberación (FPL), y uno de los importantes pilares del trabajo de masas, e Internacional de la década de los 70's. Dirige desde 2009 el Ministerio de Obras Públicas.

Antecedentes Mediatos e Inmediatos de las Luchas Populares de los años 70

Cuando se trata de fenómenos y procesos sociales, hay que ir a los antecedentes, y si se trata de los movimientos sociales de los 70 y 80, entonces tenemos que ir a sus antecedentes inmediatos y mediatos. El antecedente mediato más significativo fue la coyuntura general de los años 59 al 62, que tiene factores internos y también factores principalmente latinoamericanos que contribuyeron e incidieron en el derrocamiento del Gobierno de José María Lemus, lo que dio paso a que se instalara una Junta Cívica, precedida por movimientos sociales opositores, seguida también por una coyuntura de grandes luchas sociales, impactadas por el triunfo de la Revolución Cubana.

Los antecedentes inmediatos fueron las grandes luchas sociales del 67 al 69, que arrancaron con la gran huelga de Aceros S. A. de Zacatecoluca, la huelga de los panificadores, de los maestros, de los trabajadores de la construcción y de los trabajadores del transporte público.

Gerson MartinezEs en la cresta social de esta época en donde podemos encontrar la semilla de lo que serían los movimientos sociales de los años 70; caracterizándose este período por tener un espíritu crítico y un sentido crecientemente organizativo, proveniente de su insatisfacción por tanta injusticia en nuestro país; era un espíritu diferente al de las metodologías tradicionales que se habían venido utilizando. Porque para ese tiempo los canales legales, cívicos y pacíficos se venían cerrando cada día más, lo que impulsaba al enfrentamiento con todas las formas de represión, ya que el país había entrado en el marco de una “Guerra Preventiva”, según la cual, y de acuerdo a los manuales del General Maxwell Taylor, el objetivo era reprimir a los movimientos sociales a sangre y fuego para descabezarlos, y de esa manera impedir el brote guerrillero. Se trataba de una represión intensiva, masiva y selectiva.

En los años 70, estos movimientos sociales sufren una inflexión, porque es justamente en su seno que se da el debate sobre cuál es la vía para desmilitarizar la sociedad, para lograr interrumpir el avance de la dictadura.

Una primera raíz que motivó el surgimiento de la lucha popular fue el económico-social, porque los esquemas económicos ahogaban las aspiraciones del bienestar de la gente, generaban exclusión y un empobrecimiento muy grande y creciente, especialmente en los sectores campesinos, obreros y de la clase media –porque en esa época ya había una clase media emergente-.

La segunda gran raíz era de orden político, porque cincuenta años de dictadura habían logrado convencer a muchísima gente de que debían buscarse otras formas de lucha, otra alternativa democrática para llegar el poder mediante unas elecciones limpias, con respeto al voto popular y sin fraudes electorales. Eran luchas por el pan, por la libertad y por los derechos cívicos; actitud patriótica que nos hizo entrar en una situación de mayores y crecientes niveles de politización y radicalización.

Por supuesto incidieron fuertemente algunos factores externos o internacionales, como es el caso del impacto de la Revolución Cubana en América Latina, la cruzada de Ernesto Che Guevara, los Concilios Vaticano II y Medellín -con su posterior Teología de la Liberación- y otros tan importantes como los sucesos de mayo del 68 en Paris, y las movilizaciones de las juventudes en Estados Unidos.

Surgimiento de las FPL con Pensamiento Político-Militar Y Metodología de Trabajo de Masas

En 1970 se creó un pequeño núcleo de cuatro obreros y cuatro médicos, encabezados por Salvador Cayetano Carpio, que tenían el objetivo de forjar una nueva alternativa de lucha revolucionaria. Las condiciones en que comenzaron a desarrollarse eran extremadamente adversas, porque partían de cero, solo con la firme determinación de forjar una nueva calidad de revolucionarios y de organización popular, para lo que diseñaron una estrategia política y militar que partía “de lo simple a lo complejo”, “de lo pequeño a lo grande”. Este periodo inicial o “periodo de la supervivencia” -con visión política y militartenía la línea inquebrantable de trabajar con la gente, con las masas; planteamiento que en 1972 comenzó a dar sus frutos con la organización popular, a partir del reclutamiento e incorporación de los primeros grupos de apoyo, que tenían la tarea de organizar al pueblo, realizando un trabajo con la aplicación de un método que partía de estudiar y analizar colectivamente la realidad del país, con lo cual se llegaba a la identificación de sus propias necesidades y sufrimientos.

Gerson y Alberto

Este trabajo estimuló la organización del pueblo, que se fue incorporando poco a poco, mediante el esquema de formación de grupos de simpatizantes, grupos semisecretos, grupos secretos, células y comités de Partido y, a partir de esta concepción, el impulso creativo de la expansión del movimiento, con la participación de todos los sectores sociales. Así surge el Movimiento de Masas, acompañado de una fuerte actividad de propaganda.

Con la aplicación de esa metodología nació en 1972, el movimiento estudiantil revolucionario de secundaria, formado por pequeños núcleos, con directivas de curso o de grado, que a su vez formaban consejos estudiantiles estrictamente dedicados a luchar por los pliegos reivindicatorios de los estudiantes de 7º, 9º grado y bachillerato.

Dos años más tarde, en 1974, la línea hacia las masas ya se había agotado, por lo que se pasa a la línea de masas, con la idea de masificar -en el buen sentido de la palabra- y de imprimirle masividad a los movimientos sociales. Lo primero que se hizo en este esfuerzo fue reorientar y desarrollar al movimiento magisterial (ANDES 21 de Junio), a crear organizaciones como la Unión de Trabajadores del Campo (UTC), la Unión de Pobladores de Tugurios (UPT) y trabajar con la Federación Cristiana de Campesinos Salvadoreña (FECCAS). Posteriormente estas organizaciones se fundieron en el Bloque Popular Revolucionario (BPR).

La idea original fue crear -en 1974- un frente amplio de unidad revolucionaria, con organizaciones sociales de las FPL y del ERP, pero ese esfuerzo no prosperó, porque el ERP lanzó primero al FAPU. Las FPL decidieron ir madurando más el planteamiento, buscando formas organizativas con un concepto de red y combinación de un trabajo abierto, legal y con funcionamiento de equipos semiclandestinos, dado que en esa época de la dictadura, las organizaciones sociales eran consideradas como subversivas, por lo que sufrían brutalmente la represión. Pero como ya había fracasado la estrategia de “Guerra Preventiva” -porque la guerrilla se había consolidado-, el gobierno y los militares pasaron -en 1974- a la primera etapa de la “Guerra de Contrainsurgencia” o guerra especial.

Importante Papel del Movimiento Estudiantil En la Etapa de “Guerra Preventiva”

En la etapa de la “Guerra Preventiva”, el movimiento estudiantil jugó un importante papel con su trabajo organizativo de redes; eran unas membranas semiclandestinas o grupos de apoyo que en la superficie se movían con legalidad para poder activar a sus juntas directivas de grado y a los consejos estudiantiles. Operaban mediante un programa social y político de lucha contra la dictadura y principalmente de solidaridad con los otros movimientos sociales, como por ejemplo con el magisterio, con el cual había una mutua cooperación, ya que ANDES contribuyó al nacimiento y crecimiento del Movimiento Estudiantil Revolucionario Salvadoreño (MERS), ayudando a la identificación de muchachos avanzados para luego pasar los contactos de casi todo el país. En 1975, la dirección de las FPL pasó un contingente de los mejores cuadros del MERS a reforzar a ANDES 21 de Junio.

En 1975 se crearon dos movimientos universitarios, uno era UR-19 y el otro el FUR-30, pero sucedía que en aquel en momento, debido a que la Universidad Nacional había pasado mucho tiempo intervenida por los militares -rodeada por tanquetas-, los estudiantes habían caído en un recogimiento o enconchamiento; no salían a la calle a luchar por sus reivindicaciones. Con Felipe Peña hablamos de este problema y vimos que era necesario unir a las brigadas de secundaria con las universitarias, para que salieran a movilizarse a las calles, a hacer pintas, a repartir volantes, a pegar afiches y a realizar cualquier tipo de acciones que les hiciera recobrar la combatividad. La confianza era que el MERS estaba en las calles desde 1974, a partir de su primera gran lucha contra el alza de los precios de los pasajes. Su consigna en esas luchas fue “10 sí, 15 no” (10 centavos sí, 15 centavos no).

Las redes clandestinas y semiclandestinas sacábamos un periódico para la secundaria que se llamaba “El Guerrillero”, y para la universidad sacábamos uno que se llamaba “Juventud Rebelde”. Pero para el nivel abierto de secundaria habíamos creado un periódico que se llamaba “Ya Es Hora”, elaborado directamente por el MERS. “Ya Es Hora” daba el mensaje de que “ya es hora de que luchemos, de que cambiemos las cosas”. En ese tiempo yo era el responsable de propaganda del MERS y también de propaganda de las FPL.

Direccion

El movimiento estudiantil de secundaria se politizó inmediatamente, y tuvo una clara definición de objetivos sectoriales nacionales, basados en el cambio social, con gran sentido de solidaridad y valores morales. Tenían una carta de principios por lo que fueron criticados de “principistas” y “puristas”; sin embargo, de lo que se trataba era de alejar a la juventud de los vicios, las drogas, licores, etc. Incluso, el no fumar era sustentado no desde lo moral, sino desde las carencias económicas familiares. El MERS era un movimiento bastante sano, con principios de servicio al pueblo, tanto era así, que lo llegué a caracterizar como “Guevarista”, por su alto sentido de sacrificio, su elevado contenido ético, social y político, llevado a sus últimas consecuencias. El principio más importante era el de la renunciación, casi como aquel principio cristiano primitivo de renunciar a cualquier interés personal, familiar, amistoso o de grupo; subordinaban sus intereses a los sagrados intereses del pueblo y de la revolución. Estos valores se reproducían entre ellos, ya sea a través de la formación político-ideológica, con el estudio de métodos y otros documentos de las FPL, o de su propio ejemplo, a partir de la seriedad y responsabilidad con que realizaban sus múltiples actividades. Era una total e incondicional entrega que nos hacía pensar que muy pocos de ese primer núcleo podríamos sobrevivir. Decíamos: “Miren, si duramos tres años es bastante”, pero con la idea de que otros -como decía el Che- tomarían las banderas de lucha. La verdad es que la mayoría de ellos murieron heroicamente.

La crisis nacional se profundizó por el incremento de la lucha y actividades del Movimiento de Masas del Bloque Popular Revolucionario, el FAPU, las Ligas Populares 28, la Liga Para la Liberación y el Partido Comunista, a través del UDN -que tenía un movimiento social de organizaciones sindicales-. Este accionar popular hizo estremecer y tambalear a la dictadura del General Romero, la cual ya no se podía sostener, por lo que en octubre de 1979 vino el golpe de estado.

Para que no olvidemos

Enlace:

Compartir