El 27 de noviembre de 1980 fueron asesinados seis dirigentes del Frente Democrático Revolucionario (FDR), organización creada el 18 de abril de ese mismo año para luchar contra la dictadura cívico-militar que gobernaba el país para defender los intereses de la oligarquía y el Gobierno de Estados Unidos.  

El contexto en que surge el FDR  

Frente Democrático Revolucionario (FDR)A finales de los años setenta del siglo pasado, en El Salvador gobernaba un régimen militar-oligárquico que mantenía en la pobreza a la mayoría de la población, reprimía a quienes se oponían a su dominación y hacía fraudes electorales. Para defenderse, el pueblo creó organizaciones sociales y político-militares e intensificó la lucha.

Ante eso, el régimen y los grupos paramilitares, escuadrones de la muerte financiados por la oligarquía, ampliaron la represión. A diario se capturaban, torturaban, encarcelaban y asesinaban a mujeres y hombres líderes del movimiento social, a representantes de la iglesia comprometida con los pobres y a la oposición política en general. También ejecutaban horrendas masacres contra la población civil, especialmente en el área rural.

Pero la lucha del pueblo y sus organizaciones siguió creciendo. El régimen se debilitó a tal grado que el 15 de octubre de 1979 el presidente de la república, el general Carlos Humberto Romero, fue derrocado por militares y políticos progresistas que establecieron una Junta de Gobierno, la cual pronto fue sustituida por una segunda Junta integrada por militares y dirigentes de Partido Demócrata Cristiano (PDC) al servicio del Gobierno de Estados Unidos.

La lucha popular no se detuvo. Estados Unidos incrementó su apoyo militar a la Fuerza Armada y la oligarquía le dio más dinero a los escuadrones de la muerte, dirigido por el mayor Roberto d’Aubuisson, quien después fundó a ARENA.

El 22 de enero de 1980, las organizaciones populares crearon la Coordinadora Revolucionaria de Masas. La represión se intensificó y el 24 de marzo del mismo año los escuadrones de la muerte asesinaron a Monseñor Romero.

En medio de ese clima de represión surgió el FDR en abril de 1980, para ponerse a la par del movimiento revolucionario que combatía a la dictadura militar. El FDR estaba integrado por el Movimiento Nacional Revolucionario dirigido por Guillermo Manuel Ungo, el Movimiento Independiente de Profesionales y Técnicos de El Salvador y muchas organizaciones populares más.

El asesinato de los dirigentes

El 27 de noviembre de 1980 fueron salvajemente asesinados los dirigentes del FDR Enrique Álvarez Córdoba, Juan Chacón, Manuel Franco, Enrique Escobar Barrera, Humberto Mendoza y Doroteo Hernández. Sus cuerpos aparecieron torturados en el municipio de Ilopango. Ese hecho no liquidó al FDR, que luego jugó un papel muy importante durante la guerra, como aliado del FMLN.

Los mártires del FDR contribuyeron al avance de las fuerzas de izquierda y progresistas que liquidaron a la dictadura militar. Sus asesinos, quienes luego crearon el partido ARENA, siguen impunes.

Lea: 

Frente Democrático Revolucionario FDR

Nota de Rodolfo Martínez: Doroteo Hernández, fue del Movimiento Estudiantil Revolucionario de Secundaria (MERS), pero orgánicamente lo atendía alguien de la Unión de Pobladores de Tugurios (UPT). Él trabajó en un equipo especial de la Comisión Nacional de Propaganda (CONAP) del Bloque Popular Revolucionario (BPR). Fue de las milicias populares. Cuando secuestraron a los miembros del Frente Democrático Revolucionario (FDR), buscaba a su responsable del equipo de propaganda, era un organismo del BPR. Cuando vio que capturaron a los compañeros del FDR, él le arrebató el arma a uno de los asesinos, pero se impuso la mayoría y la capacidad de los asesinos y lo capturaron, apareciendo asesinado junto a los demás del FDR. (Foto cortesía de Rodolfo Campos)

Compartir