"En 1982, el cuartel de la Fuerza Armada de Zacatecoluca estaba a cargo del Comandante Departamental, Coronel Óscar Casanova Vejar." Comité de Víctimas de Zacatecoluca    

30 de abril, primera invasión del CIIFA a las comunidades de Piedra Grande arriba, caseríos Palo Grande, El Jobo, cantón Pineda, cantón Santa Lucía 

Son las 5.50 a.m. del día miércoles 30 de abril de 1980. Recién llagábamos por el Cantón piedra Grande. Nos detuvimos la escuadra integrante del EPL comandada por el compañero jefe de escuadra “NERIO”. Integrada por los compas; Mario, Lucrecio, Conrrado y Vilma. (Todos son nombres de guerra desconocidos sus nombres a esta fecha).  Se nos había ordenado establecernos en esta base para planificar una operación coyuntural, aun no sabíamos donde era el objetivo, que por razones de seguridad se sabía hasta el momento de ejecutarla dado la compartimentación del trabajo. Nos aprestamos a ubicarnos y hacer un reconocimiento del lugar donde acuartelarnos, sin faltar guardar todas las medidas de seguridad, dispusimos repartir las tareas de ese día, el posta que vigilaría de nuestra seguridad en el acuartelamiento, se delegó al compa Conrrado, y los otros nos distribuimos en las tareas de avituallamiento de ese día. Aproximadamente a las 9.00 am. Después de haber saboreado unas tortillas con frijoles y huevos fritos que en la base nos habían preparado, se me acerca Nerio y me pregunta si conozco la zona porque hay indicios de invasión. Todavía en esta fecha se escondían las armas que portábamos, recuerdo nuestra escuadra tenía asignada una carabina M-1, una subametralladora UZI, una escopeta 12mm.de olote, se denominaban así a las escopetas de repetición. Un fusil G-3, Y un fusil semiautomático M-14. Todos envueltos en sacos de yute. Ya nos pusimos en alerta. Como a las 11.00 am. Sonó la periférica del Jobo, en un lapso de unos 30 minutos sonó la periférica del cantón Pineda, y en la base empezó a reunirse las masas, en la Cruz de Calle ahí por el castaño. Cerca de San Juan del Norte desde ahí divisabas la calle del verde como le decíamos a la calle que conducía al volcán. A altura de la ermita. Ya se observa las masas del Jobo empieza a subir, son las 12.30 y todavía el Secretario General de la base no toma decisión si sacar a toda su gente o no, por instrucciones nuestras se le ordena que la gente empiece a evacuar la comunidad por que pueden envolvernos y no podríamos sacarlos de una emboscada. Nerio ordena descubrir las armas y tomamos posición de combate estamos cubriendo la retirada de las masas de piedra grande y el Jobo que se reúnen aproximadamente unas 100 personas entre mujeres hombres y ancianos ya los jóvenes no se encuentran los que no se han ido del lugar están integrando las diversas estructuras de la organización. Evacuamos rumbo norte hacia palo grande y la masa de este lugar ya se habían retirado son más o menos la 1.30 pm. Ya escuchamos disparazones en el Jobo, en Pineda y en Santa Lucia. Motivamos a los hombres no importa la edad a que abandonen el lugar porque podrían ser víctima del ejército. Con el compa Nerio planificábamos poner una emboscada en la finca Siete de Mayo. Pero uno de los dirigentes de FECCAS-UTC. De la base de Palo Grande solicita no ejecutar ninguna acción porque estaríamos quemando la zona con actividades guerrilleras y no estábamos preparados aun. Si mal no recuerdo era el compa Mingo bautista. El CIIFA es a partir de este día que se comienza un escalada represiva, no se había hecho cosa parecida hasta esta fecha. Es a partir de este día que comienza la represión y persecución a las organizaciones campesinas aglutinadas en FECCAS-UTC. Exclusivamente de esta zona, de Jaragua. Represión en todo sentido secuestro y desaparecimientos forzados, asesinatos e invasiones, a nuestras comunidades de base. Resultado de esta invasión asesinan un total de 25 personas de las cuales recuerdo, a compañeros y vecinos no organizados entre ellos se menciona: JOSÉ CAÑENGUEZ, ANTONIO BARAHONA. De piedra grande. A los hijos de don INES BARAHONA: LAZARO BARAHONA, FRANCISCO BARAHONA, CRISTOBAL TORRES, PEDRO BARAHONA. Del caserío El Jobo. a don ELIAS AMAYA, SANTIAGO MARTÍNEZ, ANTONIO RODRÍGUEZ, PASTOR FERNANDEZ, Y OTROS TRES QUE SE DESCONOCEN LOS NOMBRES.( Tomado de declaración de las hijas de don Elías Amaya, señoras Elvira Granadeño e Isabel Granadeño. Fuente citada audio video en YOUTUBE. “MASACRE EN SANTA LUCIA MEMORIAS DE LAS VICTIMAS.” Del Comité para el Rescate, de la Memoria Histórica de Víctimas y Mártires de Zacatecoluca padre Cosme Espessoto -COREMHIPAZ.) Del Cantón Santa Lucia. Y del cantón Pineda los que no conozco y no se ha podido recabar información porque la mayoría de familiares ya fallecieron. Hacen un total de doce aun no reconocidas más los tres de Santa Lucia. En la cual incursionaron tropas del CIIFA, en un aproximado de unos 400 elementos auxiliados por un helicóptero del tipo UH-1H, con este equipo acecinaron al señor Antonio Barahona. Masacre ordenada por el coronel Óscar Edgardo Casanova quien fungía como comandante departamental. (Fuente citada). Relevante, todos los acecinados personas desarmadas no contaban pero ni con un arma blanca al momento de su muerte. Y muchos de ellos no estaban ni organizados en las organizaciones campesinas. Simple por residir en las comunidades consideradas bastión de las guerrillas.  

1 mayo 2018

También puede interesarle el siguiente reportaje de Al jazeera (en inglés): CARLOS EUGENIO VIDES CASANOVA. In 1984, four national guardsmen who had once served under Vides Casanova's command-Daniel Canales Ramirez, Carlos Joaquin Contreras Palacios, Francisco Orlando Contreras Recinos and Jose Roberto Moreno Canjura -- were convicted of murdering of the churchwomen and were sentenced to 30 years in prison. Their superior, sub-sergeant Luis Antonio Colindres Aleman, was also convicted for the murders as well. In 1998, the four assassins confessed to abducting, raping and murdering the four churchwomen and claimed that they did so because Aleman had informed them that they had to act on orders from high-level military officers. Some were then released from prison after detailing how Vides and his cousin Col. Oscar Edgardo Casanova Vejar, the local military commander in Zacatecoluca, had planned and orchestrated the executions of the churchwomen. A 16-year legal battle to deport General Vides Casanova soon commenced. 

Compartir