El Rebelde, Febrero de 1980 (No 86 - 87)

Sangre y represión: El sello de la nueva junta

Mientras la CRISIS ECONOMICA continúa agudizándose aceleradamente en nuestro país y las clases trabajadoras, así como pequeños productores y comerciantes, lo mismo que las capas medias, viven cada día una situación más angustiosa que amplia y profundiza el DESCONTENTO POPULAR, el MOVIMIENTO POPULAR REVOLUCIONARIO avanza indetenible, cobrando una fuerza sin precedentes. Ante esta situación, las clases dominantes agotan desesperadamente las últimas cartas que les quedan para mantener vigente el sistema de explotación capitalista-dependiente en El Salvador.

 

Compartir