Las desviaciones de los renegados de las FPL

Creo que el documento fue mecanografiado en un lugar conocido como El potrero, arriba del Sicahuite en Chalate. En parte fue mecanografiado por Lorena Peña ( Rebeca en Chalate. ) Posiblemente redactado en colectivo por miembros del partido.    

Hay veces en que comienzo a leer el documento y de pronto me siento hundir en una tristeza enorme. Yo solo era un combatiente en ese momento, en realidad recientemente había resultado herido en combate. Me encontraba en el local de Propaganda del frente Apolinario Serrano ( Chalatenango ) Tuve acceso al documento porque me tocó hacer reproducciones de parte del mismo y algunos otros documentos internos.

Uno de estos días voy a tener el valor suficiente de leer completo este documento aunque yo sé que lo habría tenido que leer en aquel momento aunque claro mis reacciones fueron distintas. Yo no sabía que tan grave era el asunto, para entonces yo era uno de esos muchachos fieles a la organización, como yo lo decía, había crecido dentro de la organización, era uno de sus hijos. ( me incorporé con apenas 16 años y siempre estuve involucrado en tareas logísticas aparte de las operaciones en que regularmente se me involucraba y por las que fui asignado a las tropas especiales ). Lisiado de mi pierna, inhabilitado para continuar en las FES es que termine en propaganda a solicitud mía. Recuerdo que el Capitán Rojas quien era el responsable de personal no estaba muy satisfecho con mi decisión.

En ese entonces, me parecía un asunto terrible eso de la fracción y ciertamente no tenía mucha referencia de los compañeros a quienes se les acusaba de lo mismo. Tomé lo de Ana Maria y Marcial tal como la organización dijo que era.

Pero las cosas no estaban funcionando bien, fui testigo de como poco a poco se fue degenerando hacia ( no se si llamarlo así ) la corrupción dentro de la organización. me dí cuenta ademas que no estábamos teniendo una buena relación con la población lo que poco a poco significo menos incorporados a las filas guerrilleras.

Yo era uno de los mas jóvenes que tenía contacto directo con algunos de los comandantes ocasionalmente en torno al asunto de la propaganda y recuerdo que poco a poco se volvió un asunto muy pesado, la fracción era lo que era, unos traidores para nosotros porque así lo decía la comandancia. En realidad vivíamos cuidando cada uno de no ser clasificado como tal ( fracción ) porque las consecuencias eran terribles. No puedo mencionar nombres de compañeros que fueron ajusticiados por el asunto pero entiendo que hubo mas de un caso mientras otros tantos mas afortunados terminaron en la expulsión.

Desde mediados de 1983, momento en que llegue a propaganda, comencé a acumular algunas observaciones, tuve la fortuna de ser alguien muy apreciado por los comandantes, por mis habilidades, en ese momento reactive la propaganda escrita del frente, con el EZOPROP manteníamos un nivel de producción de acuerdo con lo posible en aquellas circunstancias especiales de la guerra.

Hacía mis criticas, a veces bromeando un poco en esas noches de café cuando se reunían en mi lugar algunos "cuadros de la orga",ya por algún tiempo mantuve la reputación de tener una de las mejores cocineras, la Mama Ruby, una viejecita adorable y que era muy creativa con sus recetas incorporando montecitos y yerbas que ellos conocían. Pero no falto alguien que me aconsejase que debía tener mas cuidado con las cosas que yo decía, que se me podía como fracción mientras que yo solo estaba hablando de todo ese despelote de aprovechamientos y nepotismo que se vivía en algunos de los campamentos y de los que me daba cuenta porque para los compas de las unidades yo era "uno del partido" y probablemente por lo joven y por no demandar ninguna diferencia en el trato, ellos de pronto tenían la confianza de contarme cosas.

Después de lo de la Cuarta Brigada me quedaron claras algunas cosas, a mi se me asigno la población de San Francisco Morazan para eso de la propaganda y estuve cerca de la población en el momento de los combates, pude ver la reacción. no estábamos cuajando, esa fue mi conclusión, el pueblo no confiaba en nosotros ni siquiera a pesar de nuestra fuerza probada. Yo quería encontrar nuestros fallos, quería saber como es que no lográbamos engancharnos con el pueblo que era nuestra causa de lucha y me dí cuenta de que uno de los factores mas importantes siempre fue que la gente ponía atención a las diferencias de nivel entre unos y otros, no era lo mismo ver un grupo de andrajosos milicianos pidiendo para comer en las casas comparado con digamos Germán y su comitiva de radistas lindas y su seguridad. Germán y yo fuimos muy buenos amigos en el tiempo en que compartimos, a Germán le gustaba tenerme al lado y compartí varios momentos realmente espeluznantes como ese momento en que el Batallón Atlacatl logro ubicar sus tropas frente a nuestras narices y nos bajaron a fuego de ametralladora y cañon 90 milimetros de ahi de uno de los cerros en las inmediaciones del Trigal, aventura que termino unos días después con la derrota de una compañia completa de la Cuarta Brigada allá por La Reina, porque sencillamente nos los encontramos en el camino de retirada y nosotros con el Atlacatl detrás. ( Hicimos 33 soldados prisioneros ese día )

Para mi, como comprenderán es complicado el asunto, por un lado esos momentos fueron los mas grandes de mi vida, me refiero a todas esas hazañas pero también esas noches de café hablando en todos esos lugares que acampamos y que se volvían una experiencia alucinante. Germán fue un gran tipo a pesar de todo, un gran compañero, pero yo sabía que era el partido en si mismo el que no podía controlar la situación de una manera en que tomara a cuenta nuestro comportamiento y la relación con el pueblo y claro, ahora lo comprendo, había una tendencia pequeño burguesa dentro de los miembros del partido y eso había infestado estructuras. Se que el mal no se origino en los sucesos trágicos del 83, esto era algo que ya venía echando raíces y es una pena que no existiese una manera de corregir aunque parece que Marcial tenía conciencia del asunto.

Las cosas pasaron como pasaron, es la historia nuestra escrita de una manera chambona, algo que al final parece que es nuestra maldición.( la maldición guanaca )

Hay mucha tela que cortar en estos asuntos y ciertamente es importante hacerlo porque de todo esto hay lecciones para las nuevas generaciones, aunque por mis experiencias yo perdí la fe en los compañeros, no pierdo la fe en la inteligencia de la humanidad y se que algún día alguien, algunos en base a lo aprendido puedan por fin diseñar un movimiento, un partido, algo que realmente sea consecuente con su teoría y no permita estos "revolucionarios" pequeñoburgueses que a nombre de algo que es sagrado se ubican en posiciones de poder y se aprovechan. En fin, es solo gente del pueblo mismo que despertando de su sueño retomen una bandera que se quedo perdida en el tiempo y el espacio y que probablemente es lo mejor que ha tenido El Salvador. La bandera que hizo a Marcial.

José Salvador Veliz | Viernes, 30 de junio 2017.

Compartir