Con la mirada en alto

Materiales: Con la mirada en alto, de Marta Harnecker

En lo personal siempre desconfié de los libros de Martha Harnecker, en especial de uno que fue, si no la biblia, al menos el catecismo en el que se basó mucha de la "indoctrinación" de los jóvenes de la izquierda latinoamericana durante los años setenta y ochenta: Los conceptos elementales del materialismo histórico. Y parece que no sólo entonces: sólo Siglo XXI Editores, de México, ha lanzado ya 62 ediciones desde 1969. El motivo es que muchos maestros del sistema público lo usan en bachillerato como texto obligatorio. Y está bien, pero me parece un libro que no sólo simplifica, a veces groseramente, conceptos bastante complejos del marxismo y esquematiza demasiado el leninismo, sino que también trae implícita una agenda política no necesariamente académica y no necesariamente científica. En otras palabras, es un breviario de conceptos marxistas básicos y su aplicación según los términos leninistas, pero entendido el leninismo casi como una fórmula para hacer revoluciones triunfantes y para desarrollarlas "de cierto modo", o sea muy a la cubana. Años después de leer un par de veces los Conceptos (lo habré hecho por allí de 1976 a 78), me enteré de que Harnecker era esposa de Manuel Piñeiro, Barbarroja (aquí, entre otras apologías, está la de ella), uno de los forjadores de las políticas cubanas hacia América Latina, y desde 1975, oficialmente, jefe del Departamento de América Latina del gobierno cubano, responsable de los contactos con organizaciones de la izquierda continental. Me parece --quizá me equivoque-- que los Conceptos elementales tienen su origen y su necesidad en la Conferencia Tricontinental, celebrada en La Habana a principios de 1967, que buscaba poner a Cuba en un lugar preponderante entre las revoluciones --triunfantes o en proceso-- en Latinoamérica, Asia y África. Aquí puede encontrarse el discurso de clausura de Fidel Castro, un tanto largo y disperso como todos los suyos, que puede dar pistas acerca del tema. Meses más tarde se realiza la conferencia de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), en el que se trazan líneas para el desarrollo y rumbo de las revoluciones en el continente, con el Che Guevara ya en Bolivia y a punto de ser asesinado. Aquí puede hallarse el discurso que el Che envió para la ocasión, bastante duro incluso para sus estándares. En agún momento dice:

El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal.

Schafick Hándall y Manuel PiñeiroEn la segunda mitad de los ochenta, Martha Harnecker comenzó a realizar entrevistas con dirigentes de la insurgencia salvadoreña y a publicarlos en diferentes revistas y libros. Tuve algunas de esas entrevistas en las manos, prestadas y sin posibilidades de fotocopiarlas o adquirirlas, por los motivos que fuera. Me llamó la atención una con Salvador Sánchez Cerén (Leonel González), en la que "explicaba" la crisis de abril de 1983 en las FPL, que llevó al asesinato de la comandante Mélida Anaya Montes (Ana María) y el suicidio del comandante Salvador Cayetano Carpio (Marcial). Con una mano en la cintura --o su equivalente ideológico-- desacreditaba a Carpio alegando cosas de lo más feas, y obviaba otras tan poco obviables como cuarenta años de luchas constantes y coherentes, pero que terminaron mal, es decir con Sánchez Cerén sustituyendo a Carpio en la comandancia luego de conspiraciones muy poco revolucionarias en las que participaron, entre otros, el citado Barbarroja.

En la entrevista, además de hablar de "debilidades ideológicas" y exacerbados cultos a su personalidad, Sánchez Cerén echaba en cara a Marcial el tratar de convertir a las FPL en un partido con ideología demasiado proletaria, en cerrarse a alianzas con sectores considerados por el marxismo como enemigos naturales y no aceptar que gente de las capas medias tuvieran mucha influencia ideológica en el trazo de líneas de acción, o que éstas se supeditaran a concepciones estratégicas que, vaya, siempre habían estado allí. Es decir: criticaba a las FPL de Marcial por ser lo que un partido de ese tipo debe ser, para bien o para mal.

En 1993, UCA Editores lanzó Con la mirada en alto. Historia de las FPL Farabundo Martí a través de sus dirigentes, de Martha Harnecker, basada en la entrevista ya citada y con gente como Facundo Guardado, Valentín y otros. (Aún puede encontrarse en la librería de la UCA.)

El libro tiene dos valores diferentes, aunque contradictorios. El primero, una historia de primera mano de la primera guerrilla estructurada en El Salvador, su formación, sus problemas, y cómo fue desarrollándose: de media docena de personas que la iniciaron, llegó a ser una de las más poderosas que ha habido de América Latina. El segundo, que todo el libro apunta a un solo punto: la desacreditación de Carpio y la justificación no sólo de la conspiración en su contra, sino del viraje estratégico de las FPL, que neutralizó en gran medida sus alcances como organización revolucionaria.

Martha Harnecker incluye, en el collage, trozos de una entrevista que le realizó a Carpio antes de que éste se convirtiera en el demonio de la izquierda salvadoreña. Pero, a diferencia de las preguntas que les hace a los otros, es evidente la insolencia de las que anteceden a las respuestas de Carpio, como si le preguntara al niño tonto y rebelde de la clase. También hace preguntas bastante sesgadas a los otros entrevistados, obviamente buscando respuestas que pongan en mal a Carpio, pero no siempre lo logra: excepto Sánchez Cerén, todos los demás tienen frases de respeto para el viejo líder obrero, así hayan participando en su defenestramiento.

Éste es un libro fundamental para la historia reciente de El Salvador, y vale la pena de leerse con ciertas precauciones, digamos buscando algunas posibles y sanas contrapartes.

Fuente: Rafael Menjiva Ochoa: Tribulaciones y Asteriscos

Compartir