Plaz Beroitz Orotz

EUSKAL HERRIA (País Vasco) -Aunque no pueda estar con vosotros en la presentación del libro de y sobre Marcial, dadle un abrazo inmenso a nuestra Tulita. Que es quien mejor guarda para el futuro la memoria creativa y revolucionaria de Salvador Cayetano Carpio y decidle que la quiero un montón y que mantengo, quemándome alma adentro, los momentos que juntos vivimos en abril 83, como en medio de lobos y buenas gentes engañadas.  

“Entierro de Marcial”… Aquellos días hasta soñamos con sacarlo a escondidas de su casa rodeado de sandinistas, en un armario… Pero fue imposible… Estuvimos en el velorio con su cadáver nos dolió como lo enterraban debajo de un árbol en aquel lugar inhóspito, mientras una niña cantaba con dulzura… Luego organizaron una campaña entre la militancia, los exiliados y a nivel internacional… Nos acusaban de haber formado el MOR y de estar en relaciones con el Frente Clara Elizabeth Ramírez y de ser troskistas y no se cuantas cosas mas… Mandaron una carta a todos los militantes y a los comités del mundo revelando nuestros verdaderos nombres al lado de nuestros seudónimos… Para ponernos al pie de los caballos y prohibían tener relación con nosotros a todos los salvadoreños exiliados.

Con engaños nos llevaron a la Isla a un grupo de amigos de Marcial, estuvimos como secuestrados hasta que llegaron los del Comando Central para hacernos un juicio… Estuvimos 20 días esperando y nos querían convencer de que tenían razón… A uno cansado de palabra le contesté “en eso de los sermones yo soy especialista” otro, ex jesuita, me quiso dar una lección de ética sobre el suicidio y la revolución… Le conteste un poco fuerte.

Días Duros… Pero juramos no abandonar nunca el testimonio y la vida de nuestro comandante… Nos expulsaron del FMLN, porque las “F” ya no funcionaban, por eso yo me he sentido que no me podían expulsar de la organización inexistente.

¡¡¡Hasta la victoria siempre!!!

24-11-2011 | En la actividad de presentación del libro “nuestras montañas son las masas”.

Compartir