Las últimas palabras de Marcial en su carta es algo que me duele profundamente, yo soy de la generación esa del 79 que creyeron en que un sueño podía ser posible con el esfuerzo de todos y pensamos y aceptamos que el asunto de llegar a ser dirigente era exclusivamente meritorio, no por compadrazgos o arreglos de algún tipo.

Yo era un joven combatiente en el Feliciano Ama cuando sucedieron estas cosas de Ana María y Marcial, en ese entonces, en realidad a los combatientes nos mantuvieron al margen de las noticias al respecto, estábamos muy ocupados haciendo la guerra, pero considero que este fue un fallo enorme el de suspender la participación del combatiente en el ejercicio de la critica y la autocrítica con respecto de lo que sucedía dentro de la organización.

Con el tiempo hago mis propias conjeturas considerando algunas de mis experiencias, por ejemplo, entiendo que Marcial fue arrastrado a una estrategia equivocada, hay que ver como el ERP manejo el asunto de la maniobra en la Segunda Brigada en Santa Ana, asunto que ni fue una sublevación y que dejo a la vista aspectos claves de irresponsabilidad y protagonismo de los dirigentes de otras organizaciones y poco interés en coordinar con las FPL en ese entonces. Encuentro que en realidad hubo mala intención en contra de las FPL de Marcial la que para mi llego con muchos problemas a la ofensiva misma.

Con el tiempo he aprendido y asumido que si hubo una conspiración en contra de Marcial y me da mucha tristeza nuestra historia. De esto debimos aprender algo importante y que es que cuando se dice que una organización o partido politico es popular o para el pueblo, no se trata de partidos con dueños ( cúpulas ) sino mas bien de organismos con dinámica de elección de sus dirigentes muy diferente de los partidos que defienden la oligarquía, de los que están por el interés del poder económico.

Por eso creo que es tan importante aclarar esta parte de la historia, para las nuevas generaciones para que sepan su verdad y a ver si un día entre nuestra juventud se aparece una generación de Marciales que tanta falta le hacen a la patria.

Compartir