Lo primero que hay que aclarar es que el FMLN histórico- creado el 10 de octubre de 1980- terminó su misión como instrumento político-militar que condujo la guerra revolucionaria, en el preciso momento que se firmaran los “Acuerdos de Paz”; aunque algunos afirman que fue incluso antes de ese momento. En ese sentido es importante que no se confunda ese instrumento histórico-revolucionario con el partido fmln fundado luego de la firma de los Acuerdos y convertido por sus actuales dirigentes en su propio instrumento político al servicio de los intereses de un minoritario pero poderoso grupo de empresarios, responsables no sólo de la desviación política e ideológica del movimiento revolucionario, sino del intencional desmontaje del movimiento popular, como parte de su estrategia orientada a la toma y apropiación de ese instrumento que les permitiría desarrollar los planes con los que ya contaban, incluso al momento de su incorporación al movimiento armado en 1980 y su integración al FMLN; estrategia que también contempló la marginación y aislamiento político y social de la base histórica del movimiento guerrillero constituida por los excombatientes ahora conocidos como Veteranos de guerra.  

Es vergonzoso e indignante que los actuales dirigentes del partido fmln sigan utilizando la imagen de aquel histórico instrumento, construido y defendido con el sacrificio y la sangre de miles de compañeros y compañeras que creyeron en el proyecto colectivo y el sueño de vivir en un país y una sociedad política, social y económicamente justos.

Es igualmente vergonzoso e indignante que solo al conmemorarse esta fecha y la de los “Acuerdos de Paz”, la cúpula de ese partido se acuerde de los excombatientes que sobrevivieron y peor aún de la memoria de las compañeras y compañeros caídos con hipócritas ofrendas y discursos ideológicos, cuando de manera intencional les dejaron a su propia suerte con tal de cumplir con esa parte del acuerdo privado que pactaron con los representantes del gobierno de Cristiani y la cúpula oligárquica durante las últimas jornadas de la negociación general realizadas en Nueva York.

Compartir