"...En verdad yo encontré su dirección y tuve dudas para comenzar a compartir y a la vez pensé en tanta historia dispersa…No pretendo dar lecciones, soy el resultado de este pueblo y sus procesos, las circunstancias son condiciones que no determinamos , que no forman parte lineal de la historia ni siquiera de la historia individual, menos aun de la historia colectiva, somos también resultado del pasado, de la cultura que predomino en nuestras vidas, el trabajo de la memoria no es de exclusividad de nadie, y los procesos sociales en nuestro medio fueron tan intensos que difícilmente un grupo de personas podría recopilarla en toda su totalidad. Leyendo una revista de publicación del anterior gobierno encontré un trabajo interesante sobre la historia y la memoria y sin que lo diga así de textual dice que la historia se refiere a lo que fue pero ya no es más, en cambio dice la memoria es vida es lo que rescata nuestros recuerdos donde viven los rostros, los afectos, los detalles que nos hacen vibrar el alma, a manera de ejemplo la biblia podría leerse como historia de un tiempo de la humanidad o la descripción del modo de vida de una sociedad que estaba en una zona geográfica del mundo; sin embargo cuando recreamos esas historias, las trasladamos a nuestro presente adquieren una fuerza muy grande ¿pero quién escribió la biblia? los 4 evangelistas relataron la etapa cristiana y los pasajes, las historias no son exactamente iguales pero todas ellas en su conjunto han inspirado a la humanidad, le desafían constantemente a seguir sus enseñanzas a considerar hermano, hermana a sus contemporáneos. Les animo a trabajar a desafiarse para aportar a las generaciones venideras parte de su historia, la de los abuelos, la de los padres, como proceso social, que construyen hombres y mujeres con aciertos e inevitablemente con desaciertos". [Elsa Morales para MarcialTeníaRazón.org | San Salvador. Jueves, 16 abril 2015]

No se puede recordar el asesinato de los dirigentes del Frente Democrático Revolucionario (FDR), sin destacar que ese hecho tiene un antes y un después, un hoy, un 2012, en el cual estamos rindiendo un merecido homenaje a esos mártires por la democracia y la justicia social en El Salvador.

Frente Democrático Revolucionario (FDR)La historia es más que una cronología de hechos es un proceso humano importante y es necesario conocerlo para reflexionar, ya que los acontecimientos en la vida política de una sociedad no se producen en sí mismos, los hacen posible la acción de hombres y mujeres convencidos de la causa de la justicia, hombres y mujeres llenos de valores y principios.

El informe de la comisión de la verdad, un documento oficial de Naciones Unidas que tituló: DE LA LOCURA A LA ESPERANZA, elaborado entre los años 1992-1993, tiene entre varios casos, el referido al asesinato de los dirigentes del FDR y señala al respecto, “el 27 de noviembre de 1980 en horas de la mañana, fueron secuestrados, torturados y luego de un breve cautiverio ejecutados en San Salvador” cita los nombres de los dirigentes del FDR asesinados y las organizaciones que representaban.

El informe señala además que el secuestro se realizó en el colegio Externado de San José, relata algunos detalles de ese momento y destaca que pocas horas después fueron dejados en la vía pública sus cuerpos sin vida y con señales de las torturas a que fueron sometidos.

En el documento se hace constar que “el expediente judicial que la comisión examinó demuestra claramente que el órgano encargado, no investigó debidamente el caso, archivándolo finalmente el 8 de octubre de 1982.”

La Comisión de la Verdad hace varias conclusiones sobre el caso, en una parte de ellas dice lo siguiente: “el secuestro, tortura y posterior asesinato de los dirigentes políticos y sindicales fue un hecho que conmovió a la opinión pública nacional e internacional, y cerró toda posibilidad de salida negociada a la crisis política a finales de 1980. Fue un hecho gravísimo que ameritó que la Comisión de la Verdad desarrollara la investigación lo más profundamente posible.”

El documento en su parte introductoria tiene una redacción que refleja los sentimientos, el sufrimiento experimentado por los integrantes de esa comisión al investigar todos aquellos casos de asesinatos individuales y colectivos ocurridos en aquel periodo, de allí que el documento lo titularan “ DE LA LOCURA A LA ESPERANZA” la lectura síntesis de esa parte introductoria es la siguiente: “Entre los años 1980 y 1991, la República de El Salvador, en América Central ,estuvo sumida en una guerra que hundió a la sociedad salvadoreña en la violencia, le dejó millares y millares de muertos, y la marcó con formas delincuenciales de espanto; hasta el 16 de enero de 1992, en que las voluntades reconciliadas firmaron la paz en el castillo de Chapultepec, en México, e hicieron brillar de nuevo la luz, para pasar de la locura a la esperanza.”

El informe agrega: “la paz la firman siempre los que hicieron la guerra; y todos ellos” “…… están convocados a cumplir la cuota que le dicten su dolor y amor de patria. Al presidente, a su gobierno y a los antiguos insurgentes, en especial a quienes fueran los comandantes del FMLN, les toca, una vez más, el principal protagonismo, para sembrar de destino la nueva ruta de El Salvador.”

“Los está mirando desde la historia la sociedad salvadoreña, la del sacrificio y la de la esperanza. Los convoca el porvenir de la nación, la cual prosigue detrás de una idea- fuerza: levantarse de los escombros para izar la ilusión de su futuro como una bandera. Los están mirando las naciones de la comunidad internacional, llenas de alegría. Un pueblo nuevo se levanta de las cenizas de una guerra en que todos fueron injustos. Los miran, desde el infinito, los que sucumbieron. Los están mirando, desde la esperanza, los que esperan.”

Compartir